Es una alternativa para que se mantenga entretenido y libere un poco a los padres pero no para que aprenda a caminar más rápido

Bebé con el andador

En cuanto al andador del bebé hay opiniones encontradas y en los últimos tiempos los pediatras y especialistas no lo recomiendan por el riesgo de las caídas y lesiones. Pero lo cierto es que para los padres es una gran solución que permite que el bebé se movilice libremente de un lado a otro en esa etapa previa a aprender a caminar.

Es importante que los padres antes de decidirse a usar el andador con su bebé tengan en cuenta algunos factores:

  • Su uso debe ser moderado
  • No debe dejarse al niño en el andador durante largos períodos. Lo ideal es que sea un tiempo prudencial de no más de 30 minutos. Alternando así con gateo y otro tipo de posiciones que le permitan al bebé fortalecer la musculatura de sus piernas lo que le permitirá posteriormente caminar.

  • Cuidado con los escalones, escaleras, desniveles, alfombras, etc
  • El andador es muy práctico y alivia mucho a los padres, pero los riesgos de lesiones por caídas son muchos, sino se tienen los cuidados necesarios. Es fundamental que se coloque al bebé en el andador en espacios donde no haya escaleras, escalones, alfombras, cables, ni ningún tipo de desnivel en el suelo que favorezca que el andador se voltee, el bebé caiga y lastime. También hay que tener en cuenta que con el andador el bebé llega a lugares que de otra manera no llegaría y que además lo hace con mayor rapidez. Por ello, hay que tener cuidado con enchufes, artefactos eléctricos, productos de limpieza, elementos cortantes, hornos calientes, ollas, manteles, etc.

  • Con el andador el bebé no aprende a caminar antes
  • El andador no es la solución para que el bebé aprenda a caminar. Sólo sirve como un juego, como un accesorio más que ayuda a que esté entretenido y seguro. Pero para caminar, la única forma es que gatee, repte, ande con la ayuda de un adulto o ayudándose al agarrarse de una mesa u otro mueble.

  • Nunca dejar solo al bebé en el andador
  • No debe dejarse jamás al niño sólo en el andador. Siempre debe estar bajo la supervisión de un adulto.

  • Opinión de especialistas
  • Los especialistas señalan que en el andador los niños realizan movimientos extraños con sus piernas que pueden provocar problemas. Además no ejercitan el equilibrio, no aprenden a sostener el peso de su cuerpo sobre sus piernas, ni a mover los brazos para coordinar el equilibrio, todo lo cual es esencial para caminar. También entienden que con el andador los bebés se acostumbran a una velocidad que no es la real que se adquiere al caminar. Con lo cual pueden caerse y lastimarse cuando comienza a caminar solos, porque no miden los riesgos.

A la hora de comprar el andador tener en cuenta:

  • Que tenga regulador de altura, de modo que pueda irse adaptando al crecimiento del bebé
  • Que el material del cual está elaborada la silla sea confortable y resistente
  • Que tenga juguetes y atracciones interactivas con música, sonidos y colores para que el bebé se entretenga, desarrolle y estimule

La decisión de andador sí o andador no sólo va a depender de los padres, de las características de la casa y del bebé. Si la casa es segura, como ya se mencionó antes sin escaleras o desniveles y el bebé es muy inquieto, no permanece sentado tranquilo, ni gatea, el andador puede ser una solución. Ya que esta etapa en la que el bebé quiere moverse todo el tiempo y para ello requiere de la ayuda de sus padres o mayores, resulta muy agotadora para éstos y letal para su cintura.

Agregar comentario