Se trata de una orientación sexual en la que la persona no siente atracción sexual por otra (mismo sexo o sexo opuesto) sólo basándose en lo físico. Sino que para que se sienta atraída sexualmente, tiene que existir un vínculo emocional, que vaya más allá del deseo físico, que sustente la relación.

En general se habla de la demisexualidad como una asexualidad temporal, puesto que según se cree, la sexualidad de la persona se despierta con el paso del tiempo y luego de determinadas experiencias de vida. Sin embargo, la demisexualidad no es una opción, sino que es una orientación sexual, una forma de sentir la sexualidad que no cambia con el tiempo.

No debe confundirse la demisexualidad con reservarse sexualmente para determinada persona o para el despertar sexual a una edad más adulta. Ya que en los casos mencionados, es posible que sí exista el deseo sexual reprimido por convicciones religiosas, morales, personales, etc. Sin embargo, el demisexual no experimenta directamente el deseo sin que exista antes un grado de involucramiento emocional.

Para comprender mejor la demisexualdiad hay que considerar la atracción sexual primaria y la secundaria. La primaria se centra fundamentalmente en las cualidades físicas, exteriores y visibles de la otra persona. En tanto la secundaria, en las interiores y en el vínculo emocional. En general, en un principio atrae lo exterior y una vez que se establece el vínculo, comienza a atraer todo lo demás. En cambio para el demisexual, si no existe la conexión emocional, jamás va a haber algún otro tipo de atracción.

Demisexual y adolescencia

Los demisexuales son personas que suelen sufrir mucho durante la adolescencia, etapa en la cual la atracción física y el deseo sexual son el denominador común. Potenciados además por una cultura de medios masivos de comunicación en la que todo pasa, fundamentalmente, por lo físico y lo sexual.

Por ello, es que es muy probable que un adolescente demisexual se sienta tan perdido, incomprendido y fuera de su grupo de pares. Porque no encaja dentro de ese círculo de jóvenes cuyas alteradas hormonas sienten atracción por todos y todas.

Es importante entender que los demisexuales sí sienten placer sexual, cuando existe una relación que implica un vínculo emocional y no sólo físico.

La demisexualidad en el marco institucional

La demisexualidad no es tenida muy en cuenta por las diversas organizaciones encargadas de velar por los derechos de las personas con diferentes orientaciones sexuales (homosexuales, transexuales), que sí le han dado un lugar a la asexualidad. Pero la comunidad asexual en línea Asexual Visibility and Education Network (una de las más importantes), ha acuñado la demisexualidad y también tienen una organización propia llamada Demisexuality.org.

Puntaje: 
Sin votos aún