La exfoliación de manos es fundamental para prepararlas para la manicura, para que se sientan suaves y se vean bellas.

Exfoliación de manos

Las manos son una de las partes del cuerpo que más se muestran y más castigadas por los quehaceres cotidianos están, la constante exposición a los factores climáticos como el frío, el calor, el sol, etc. Se resecan, se agrietan, se sienten ásperas y por más que se aplique crema de manos y se realice la manicura, no es suficiente para que luzcan impecables. Al igual que la piel del rostro antes del maquillaje, las manos necesitan, previo a la manicura, ser preparadas con una correcta exfoliación que ayude a eliminar las células muertas.

Mascarillas caseras para exfoliar manos:

Azúcar y miel

Realizar una mezcla de azúcar y miel y aplicarla sobre ambas manos con enérgicos masajes. Dejar actuar durante unos 10 minutos y retirar con abundante agua tibia.

Limón y azúcar

Mezclar ½ taza de jugo de limón con ½ taza de azúcar y unas gotas de aceite de oliva o almendras y frotar sobre las manos. El azúcar ayuda a eliminar las células muertas y el limón tiene propiedades alarmantes que ayudan a eliminar manchas. Dejar actuar por diez minutos y enjuagar con agua tibia.

Harina de maíz y aceite de almendras u oliva

Realizar una mezcla con una cucharada de harina de maíz y un poco de aceite hasta lograr una mezcla homogénea y frotar las manos con ella enérgicamente. Dejar actuar algunos minutos y enjuagar.

Crema para manos y avena

Realizar una mezcla con una cucharada de avena y crema hidratante, luego aplicar sobre las manos. Dejar actuar y retirar con agua tibia.

Café, azúcar y aceite de almendras.

Mezclar 2 cucharadas de café en grano, 2 de azúcar y 1 de aceite de almendras. Aplicar la mezcla obtenida en las manos exfoliando con suaves mansajes. Dejar actuar durante algunos minutos y retirar.

Maximizar el efecto de la exfoliación

Para maximizar el efecto del exfoliante, un buen consejo es luego de aplicado el mismo, envolver las manos con papel film y posteriormente aplicar unas manoplas para dar calor. Una vez quitada la mezcla y enjuagadas las manos, aplicar aceite de almendras y volver a envolverlas con papel film. Dejar actuar nuevamente durante 10 minutos. Para finalizar enjuagar con agua tibia y para completar la hidratación, aplicar crema de manos y facilitar su penetración suaves masajes.

Con la exfoliación periódica, una o dos veces en la semana, se logra eliminar las células muertas, renovar la piel y que la crema humectante de manos penetre mejor. El resultado: Manos más suaves al tacto y más bonitas a la vista.

Agregar comentario