Smokey eyes

Cómo crear unos fantásticos Smokey Eyes

En un principio la técnica puede parece difícil, pero una vez que se practica es muy sencilla. Cuando se domina la técnica, este maquillaje permite agregar el toque personal de cada mujer según sus propios gustos y características.
Para comenzar primero debemos tener a mano los elementos básicos:

  • Delineador de ojos
  • Dos colores de sombra (este número se puede ampliar, lo veremos más adelante), uno claro y otro más oscuro
  • Polvo compacto
  • Máscara para pestañas
  • Pinceles para ojos (este punto varía según el gusto personal, pueden ser pinceles de pelo, de esponja, o ambos, uno para aplicar y otro para difuminar, o bien uno sólo para ambas tareas)

Estas lista para comenzar. Veremos dos opciones, una con dos tonos, más sencilla y clásica, y la segunda un poco más elaborada, con un toque más moderno.

Dos colores: negro y dorado

Smokey dorado

El maquillaje ahumado para ojos les proporciona profundidad y mucha sensualidad.
En primer lugar es muy importante poner polvo liviano en los párpados y bajo los ojos para dar una buena base ya que vamos a trabajar, por un lado con una sombra negra, muy oscura, y por el otro con sombra dorada, que es muy brillante. Estas tonalidades manchan bastante y es muy difícil retirar los excesos, de modo que el polvo de base ayuda para que quede más definido y prolijo.

Aplica primero la sombra dorada, para que el color quede más tupido, hazlo con pequeños toques de pincel. Luego aplica delineador en la parte interna del ojo, arriba y abajo, ocúpate de que quede muy bien marcado, lo más negro posible. Una vez que terminaste con el delineador, difumina la sombra dorada que ya aplicaste con el pincel, para este paso el pincel esponja parece el más adecuado, hacia arriba y abajo, y hacia afuera del rostro.

Ahora aplica la sombra negra, con la punta del pincel bien cargada dibuja la línea de las pestañas superiores primero y luego, más suave, la línea de las pestañas de abajo, sólo con el resto de sombra que quede en el pincel.
Difumina la sombra negra de la misma manera que lo hiciste con la de color dorado, y coloca un poco de sombra de color blanco por debajo de la ceja, esto servirá para levantarla.
Los toques finales serán, peinar las pestañas y aplicar dos capas de máscara, siempre espera a que se seque la primera antes de aplicar la segunda, para finalizar retira la capa de polvos sueltos que pusiste como base para tus ojos ahumados. ¡Listo, que ojos!

Tres Colores: Sofisticación

Smokey azul

Si bien lo más común es manejarse con dos colores, veremos aquí que pueden usarse más tonos, además, en contraposición a lo que se cree generalmente, no siempre tiene que ser negro y otro color. Se pueden manejar tonos marrones para unos smokey eyes diurnos, morados, más para la noche, verdes o azules.

Una vez que la técnica está clara con dos tonos, podemos aventurarnos un poco más. Veamos cómo utilizar tres tonos de azul para unos electrizantes ojos ahumados.
Para comenzar, aplicar la base de sombra en los párpados, en esta oportunidad puedes usar un delineador en gel azul oscuro. Es importante cubrir bien toda la parte móvil del párpado, para que se facilite la tarea de dar forma a los ojos.

De los tres azules elegidos, aplica el tono medio en el parpado móvil donde se aplicó previamente la base de gel. Una vez que aplicaste difumina el azul medio con pequeños círculos ascendentes hacia el párpado fijo. Luego escoge una sombra natural lo más parecida al tono de tu piel y cubre la zona que queda entre la parte difuminada y la ceja, difumina hacia arriba.
En el arco de la ceja, donde colocamos la sombra natural, va el color azul más claro también difuminado hacia arriba, sólo en esa pequeña franja superior.

Vamos ahora por el color más oscuro, que se aplica en la línea de las pestañas superiores hasta la mitad del párpado móvil, luego une ambos colores difuminándolos en el párpado móvil para evitar que se note la línea, lo importante de los smokey eyes es que todo quede muy bien integrado, que no queden líneas visibles entre los diferentes tonos.
Aplicamos ahora el delineador, que dará mayor intensidad y profundidad a la mirada, aplicarlo tanto en la línea inferior como en la superior del ojo. Luego con el azul más oscuro cubre la punta del pincel y haz una línea bien definida pegada a las pestañas del párpado superior, difumina suave y levemente. El toque final son dos capas de rimmel, una luego de que se seque bien la anterior. ¡Estas lista para matar!

Puntaje: 
Promedio: 3 (1 voto)