Panza baja, neumático, por estrés…

Panza de embarazada

La mujer a diferencia de los hombres que tienen, generalmente, un sólo tipo de panza, tienen diferentes tipos de abdomen:

Pancita baja

Las mujeres con este tipo de panza son delgadas, incluso puede que mantengan una dieta equilibrada y una rutina de ejercicios, pero sus múltiples ocupaciones y la realización de siempre la misma actividad y la ingesta de la misma comida, les impiden deshacerse de esa odiosa barriguita. La misma puede ser consecuencia de malos hábitos como realizar abdominales en exceso o usar accesorios de gimnasia que incluyen por ejemplo tensión en los flexores de la cadera y la baja espalda, llevando a que los músculos del vientre sobresalgan.

Para eliminar este tipo de panza los cambios pueden abarcar:

  • Incorporar una dieta rica en fibra para favorecer las condiciones digestivas como la inflamación y el estreñimiento
  • Evitar los ejercicios abdominales mal realizados que incrementan la curva baja d la espalda acentuando el efecto de la panza e incluir ejercicios para fortalecer dorsales

Panza neumático

Es un tipo de doble panza que caracteriza a las mujeres que llevan una vida muy sedentaria y tienen debilidad por los alimentos azucarados. Los rollos, flotadores o neumáticos que se asoman a los costados de la cintura donde el pantalón de tiro bajo ajusta.

Para eliminar este tipo de panza los cambios pueden abarcar:

  • Este tipo de rollitos son muy difíciles de combatir, ya que las causas son genéticas y no basta solo con dieta y ejercicios. Algunas veces es preciso recurrir a las soluciones estéticas como la Hidrolipoclasia ultrasónica
  • Realizar abdominales cruzados cortos

Panza por estrés

Este tipo de panzas se explican porque el exceso de cortisol que se produce bajo situaciones de estrés estimula al organismo a aferrarse a la grasa que se ubica alrededor del estómago. Suelen tenerla las personas con síndrome del intestino irritable, lo que causa inflamación del vientre.

Para eliminar este tipo de panza los cambios pueden abarcar:

  • Mejorar los hábitos del sueño: Al estar estresada se suele dormir mal, lo que lleva a comer de más puesto que el cuerpo pide una dosis de energía instantánea que suele conseguirse a través de la ingesta de alimentos azucarados
  • Realizar ejercicios de relajación: Que induzcan y estimulen el buen descanso. Evitar hacer cardio, ya que lo único que se logra con ello es incrementar los niveles de cortisol
  • Comer alimentos ricos en magnesio: Como los vegetales de hoja verde, ya que este mineral que contribuye a aliviar el vientre estresado

Panza de embarazada

Este tipo de panzas son características de las flamantes mamás, ya que después del parto la musculatura queda estirada y tarda un tiempo en volver a su lugar y recobrar la tonificación que tenían antes. Es importante fortalecer los músculos del piso pélvico y bajo vientre para incrementar el flujo sanguíneo y que se fortalezcan los músculos.

  • Esperar el tiempo prudencial que necesita el organismo para acomodarse a los cambios del embarazo y el parto
  • Comenzar a realizar ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico y comenzar gradualmente a hacer actividad física aeróbica y localizada para el abdomen

Agregar comentario