Jessica Simpson

Recobrar la figura después de un embarazo suele ser un desafío para muchas mujeres, este parece ser el caso de Jessica Simpson quien desde hace algún tiempo viene luchando con su exceso de peso. Sin embargo, ahora la motivación para adelgazar es más que tentadora: serían 4 millones de dólares ofrecidos por Weight Watchers.

Es que la actriz y cantante estadounidense, estaría en tratativas de firmar contrato con Weight Watchers (Organización de ayuda a las personas con sobrepeso y obesidad), para comenzar una dieta saludable de adelgazamiento luego del nacimiento de su primogénito, transformándose así en la vocera de la organización.

Simpson remplazaría a la cantante Jennifer Hudson, la que había sido hasta el momento la representante famosa de Weight Watchers, tras perder 80 libras luego de su embarazo y lograr un cuerpo mucho mejor que antes, pasando a usar talla 4 en lugar de 16.

Jessica iba a firmar contrato con la compañía para perder peso a principios de año puesto que había aumentado bastante en el último tiempo, pero quedó embarazada; por lo que tuvo que aplazar un poco el acuerdo. Pero el peso que aumentará durante la gestación, es el motivo perfecto para comprometerse y embarcarse en este proyecto tan tentador, ya que no sólo se le promete obtener la figura deseada, sino además unos 4 millones para nada despreciables.

Aparentemente el contrato establecería que Jessica Simpson tendría un año para bajar de peso siguiendo el programa de Weight Watchers.

Simpson de 31 años está actualmente muy feliz en pareja con el jugador de fútbol americano Eric Johnson (tras su divorcio con el cantante Nick Lachey en 2006) con quien está comprometida y tendrá su primer hijo. Aparentemente Jessica y Eric, habrían tenido discusiones y problemas en el pasado a causa del exceso de peso de ella y de sus malas costumbres alimenticias, puesto que él es vegetariano y amante de la salud y el deporte. Estas desavenencias habrían llegado inclusive a frenar los planes de boda, ya que él le habría dicho que si no bajaba de peso no habría boda. Pero las cosas han cambiado y ahora con la inminente llegada de su bebé y la oferta de 4 millones de dólares, la pareja continúa con sus planes de casamiento para después del nacimiento.

Sin votos aún