María Sabina

María Sabina Magdalena García fue una curandera y vidente indígena mexicana que nació el 22 de julio de 1894 en un pueblito de la Sierra Mazateca en el estado de Oaxaca. Era una experta en el uso curativo y ritual de los hongos alucinógenos característicos de esa zona, conocidos como Teonanacatl, de la familia Psilocibe y llamados por ella “Niños”.

María Sabina se hace popular gracias a Robert Gordon Wasson

Proveniente de una familia de curanderos (su abuelo, su bisabuelo, su tía y otros miembros de su familia habían sido destacados chamanes) desde muy joven aprendió el uso de los hongos y plantas con fines medicinales. Durante años se dedicó a la siembra del frijol y del maíz y a la sanación a través de sus conocimientos. Era una persona muy humilde que no lucraba con su trabajo, lo hacía a voluntad, esperando a cambio lo que cada paciente pudiera dejarle. Pero en 1953 fue visitada por el antropólogo estadounidense Robert Gordon Wasson y a partir de allí se volvió conocida internacionalmente.

Wasson venía investigando el uso de los hongos alucinógenos por diferentes culturas y en 1952 llegó a sus manos un artículo de prensa acerca de la utilización que de éstos se hacía en la cultura mexicana. Esto interesó mucho al antropólogo, quien viajó a la sierra mazateca en 1953 para conocer más sobre la temática.

Luego de varias idas y venidas, María Sabina recibió a Wasson y lo hizo participar de un ritual enseñándole el uso de los hongos e invitándolo a probarlos. Todas las charlas y experiencias que mantuvo con ella fueron grabadas y pasados los años, fueron publicadas en libros (como ser: El hongo maravilloso: Teonanácatl Micolatría en Mesoamérica, en el cual se da a conocer el uso de los hongos y el ritual que se realiza en torno a ellos en la cultura mazateca, The Wonderous Mushroom), revistas e incluso un disco en el que se registran los cánticos de la curandera durante los rituales.

El eje de los libros y artículos de Wasson, fue la figura de María Sabina, que se volvió muy popular y conocida, sobre todo para la cultura hippie que en esos años estaba en auge y deliraba por las sustancias alucinógenas. Se convirtió así en una especie de ícono para los hippies que invadieron las montañas de Oaxaca en la búsqueda de los ansiados hongos.

La vida de María Sabina dio un giro de 180 grados a partir de entonces, ya que comenzó a recibir visitas de muchísimos turistas locales y extranjeros con fines científicos o atraídos por una experiencia psicodélica. Entre las personalidades más conocidas que llegaron a conocer a la curandera están: los integrantes de The Rolling Stones, The Beatles, Bob Marley, Aldous Huxley, entre otros.

La muerte de María Sabina

María Sabina falleció el 22 de noviembre de 1985, a los 91 años, en medio de la miseria y la indiferencia. Ya que si bien su popularidad pudo haberle dado un buen pasar económico, ella no lucró con sus conocimientos y por momentos, junto con el reclamo de su comunidad, ella misma se cuestionó haber dado a conocer el poder de sus hongos al mundo. Pese a todo, fue enaltecida por su pueblo y glorificada por el mundo como símbolo de búsqueda del conocimiento y la sabiduría.

Si bien murió en la más absoluta pobreza, muchos lucraron después de su muerte con su imagen; desde comerciantes de camisetas, diversos artículos como tazas, libros, entre muchos otros.

Puntaje: 
Promedio: 4.5 (8 votos)