Anomalías del Cordón Umbilical: Segunda Parte
Nudos en el cordón umbilical

Continuando con la entrega de las anomalías de cordón umbilical:

Prolapso del cordón umbilical

Ocurre cuando el cordón se desliza dentro de la vagina antes que el bebé. Esto se produce, generalmente, luego de que se rompe el saco amniótico.

El bebé puede presionar sobre el cordón al pasar por el cuello uterino y la vagina durante el parto y esa presión puede disminuir el flujo sanguíneo al bebé, que no recibe oxígeno. Cuando esto ocurre, es necesario adelantar el parto, generalmente, a través de una cesárea para evitar serias complicaciones.

El prolapso de cordón puede ser detectado durante el trabajo de parto través de un examen pélvico.

En algunos casos el prolapso de cordón puede ocurrir antes del ingreso al hospital, cuando se rompe la bolsa y la mujer siente algo en su vagina que requiere asistencia de urgencia.

El prolapso de cordón se presenta en 1 de cada 200 nacimientos y el riesgo se incrementa cuando:

  • El parto es prematuro
  • Hay exceso de líquido amniótico
  • Parto vaginal de mellizos
  • Postura de nalgas
  • Cordón umbilical muy largo
  • Provocar la rotura de membranas para acelerar el parto

Nudos en el cordón umbilical

Durante el embarazo o el parto, puede formarse un nudo en el cordón al pasar el bebé a través del bucle del cordón. Aproximadamente, 1% de los bebes nace con uno o más nudos.

Son más frecuentes cuando el cordón es muy largo y cuando el embarazo es múltiple (los gemelos comparten el saco amniótico y los cordones pueden enredarse).

En general los nudos suelen ser flojos y no constituyen ningún tipo de problema. Sin embargo, en algunos casos el nudo puede tensarse e impedir el flujo sanguíneo a través del cordón, lo que disminuye el oxígeno que llega al bebé. Los nudos demasiado tensos, pueden incrementar el riesgo de aborto espontáneo o mortinato.

En algunos casos el nudo se tensa durante el parto y ello causa una disminución en la frecuencia cardíaca del bebé. Esto puede ser detectado por el médico durante el monitoreo fetal de rutina y si es necesario realiza una cesárea de urgencia.

Vasa previa

Ocurre cuando determinadas secciones de los vasos del cordón umbilical no están contenidas totalmente dentro del cordón. Dichas secciones pueden cruzar el cuello del útero son la protección del cordón. Durante el parto, los vasos pueden desgarrarse causando una hemorragia que puede hacer peligrar la vida del bebé.

La vasa previa ocurre en, aproximadamente, 1 de cada 2,500 nacimeintos. En ocasiones puede ser diagnosticada durante el ultrasonido y en este caso el médico puede adelantar el parto, realizando una cesárea. La mayoría de los bebés que son diagnosticados antes del parto sobreviven sin problema.

Pero en algunos casos, la vasa previa es diagnosticada durante el parto y cerca del 50% de estos bebés nacen sin vida.

Los factores que aumentan el riesgo de vasa previa son:

Algunas embarazadas con vasa previa presentan hemorragia vagina indolora durante el segundo o tercer trimestre.

Puntaje: 
Sin votos aún