Enfermedad hemolítica

Se trata de un trastorno sanguíneo potencialmente mortal en un feto o bebé recién nacido, que se puede presentar cuando la madre y el feto tienen incompatibilidad sanguínea, es decir grupos sanguíneos diferentes. Entonces, la madre produce anticuerpos que atacan los glóbulos rojos del feto.

La causa de este problema, es que el sistema inmune de la madre identifica los eritrocitos Rh+ del bebé como extraños y los ataca. Si los glóbulos rojos del feto entran en contacto con la sangre de la madre, el sistema inmune de esta responde atacándolos con anticuerpos. Esto no es frecuente en un embarazo normal, pero sí durante el parto, momento en el que la placenta se desprende y la sangre del bebé y de la madre entran en contacto.

Una vez que el sistema inmune materno desarrolla el ataque contra los antígenos RH positivos, se produce la sensibilización Rh de la madre. Esta es poco probable en un primer embarazo, pero se vuelve una complicación con sucesivos embarazos con bebés Rh positivo.

La forma más frecuente de enfermedad hemolítica en el recién nacido es la incompatibilidad ABO, que no suele ser muy grave.

La forma menor habitual es la incompatibilidad Rh, que es prevenible con un medicamento llamado RhoGAM que deberá ser tomado por la madre durante y después del embarazo. En caso contario puede causar una anemia severa en el bebé.

La incompatibilidad RH afecta, aproximadamente, a un 5% de las parejas. Un 10% de las madres Rh negativo se sensibiliza tras su primer embarazo; un 30% luego del segundo y un 50% del tercero.

Los síntomas en el bebé

La enfermedad hemolítica en el recién nacido, destruye muy velozmente las células sanguíneas del bebé, lo que puede causar los siguientes síntomas:

  • Ictericia
  • Hinchazón bajo la superficie cutánea

Tratamiento

  • Transfusión después del nacimiento
  • Medicación (antihistamínicos) para las reacciones alérgicas
  • Medicación (esteroides) para tratar la inflamación
  • Medicación para subir la presión arterial si está muy baja
  • Líquidos por vía intravenosa
  • Hidratación
  • Fototerapia con luces de bilirrubina

Pronóstico

La gravedad de la enfermedad hemolítica del recién nacido varia. Hay casos en los que el bebé recién nacido no presenta síntomas y otros en los que trastornos como la hidropesía (edema o retención de líquido en los tejidos), pueden ser potencialmente mortales para el bebé antes o enseguida de nacer. Este trastorno, puede tratarse antes del nacimiento con una transfusión intrauterina.

Puntaje: 
Sin votos aún