Infecciones en el embarazo

1. La Listeriosis

La Listeriosis es una infección que puede ser transmitida por alimentos contaminados por la bacteria denominada listeria monocytogenes. Las mujeres embarazadas y los fetos son propensos a contraerla y puede tener efectos devastadores tanto para ellas como para sus bebés en desarrollo.

Afortunadamente es una enfermedad poco frecuente y sólo alrededor de un 1/3 de los casos ocurre en mujeres embarazadas.

Riesgos para la madre y para el bebé

  • Es poco probable que la listeriosis afecte la salud de la madre, salvo en los casos en que exista alguna otra enfermedad que debilite su sistema inmunológico
  • Los riesgos para el bebé si son más graves sino se trata rápidamente, entre ellos:
    • Nacimiento prematuro
    • Úlceras cutáneas
    • Infecciones del sistema nervioso central
    • Dificultades respiratorias
    • Infecciones sanguíneas

    • Meningitis
    • En algunos casos hasta la muerte

Síntomas de listeriosis

  • Algunas la enfermedad cursa asintomática
  • Síntomas similares a los de una gripe (fiebre), dolor de espalda, de cabeza, malestares gastrointestinales
  • En los casos en que la infección ataque el sistema nervioso (poco habitual) pueden existir mareos, confusión, fuertes dolores de cabeza, torticolis y hasta convulsiones

Tratamiento

El tratamiento consiste en la administración por vía intravenosa para frenar la infección. También se realizan ecografías para constatar el estado y el crecimiento del bebé.

Prevención:

  • Cocinar muy bien todas las carnes
  • Calentar muy bien las comidas antes de consumirlas aunque ya hayan sido cocinadas porque la bacteria puede sobrevivir hasta dentro del refrigerador
  • Evitar los fiambres, patés, embutidos, todo este tipo de alimentos que están preparados pero para ser consumidos no requieren ser calentados
  • Consumir únicamente leche y productos lácteos pasteurizados
  • Lavar muy bien las frutas y verduras o pelarlas para consumirlas
  • Manipular los alimentos de modo que no se contaminen luego de cocinados o lavados
  • Lavar y desinfectar esponjas, rejillas, tablas y mesadas de la cocina
  • No guardar los alimentos por mucho tiempo y menos fuera de la heladera

2. Estreptococo del grupo B

El Estreptococo del grupo B (Streptococcus agalactiae o estreptococo beta hemolítico) es una bacteria que puede hallarse en el aparato digestivo de cualquier persona y en las mujeres puede aparecer también en la vagina o la vejiga. Si bien su incidencia es baja, 1.5 casos cada 1000 nacimientos, produce graves infecciones en los bebés recién nacidos que pueden llegar a peligrar la vida de los mismos, con una incidencia del 20% de mortalidad en los bebés infectados, si se traspasa a éstos en el momento del parto.

Riesgos para el bebé:

  • Septicemia (infección general por vía sanguínea)
  • Meningitis
  • Neumonía
  • Osteoartritis (infección de los huesos o de las articulaciones)

Secuelas en el bebé

Las infecciones mencionadas, son más habituales en los niños prematuros cuyas madres sufrieron rotura prematura de bolsa en ese o en embarazos anteriores.

  • Entre las consecuencias en los niños que sobreviven a la infección por Estreptococo del grupo B están: Parálisis cerebral, retardo mental, sordera, ceguera

Diagnóstico

Se diagnóstica mediante la realización de un exudado vaginal que se realiza entre las 35 y 37 semanas del embarazo. Es fundamental realizar además este análisis en los casos de rotura de bolsa, amenaza de parto prematuro o antecedentes previos de infecciones por esta bacteria.

Tratamiento

En los casos de que el análisis de Estreptococo del grupo B salga positivo, se indica un tratamiento antibiótico (eritromicina, clindamicina, penicilina o ampicilina) que debe ser administrado por vía endovenosa en el día del parto, al momento en que la mujer se interna y repetirse cada 4 o 6 horas dependiendo del antibiótico que se administre.

No todos los bebés que están en contacto con esta bacteria, desarrollan la infección (sólo el 1%) y en los casos en que sí, con un diagnostico y tratamiento adecuado se restringen los riesgos de complicaciones.

3. Toxoplasmosis

La Toxoplasmosis es una infección causada por el parásito toxoplasma gondii, que se reproduce y deposita sus huevos, fundamentalmente, en los intestinos de los gatos.

Riesgos para el bebé

  • Aborto espontáneo
  • Defectos congénitos
  • Daño ocular (ceguera)
  • Raramente cerebral (retraso mental)
  • Pérdida de la audición

Diagnóstico

El análisis para detectar la toxoplasmosis es un análisis de sangre que forma parte de la rutina de exámenes que se realizan durante el embarazo.

Tratamiento

Si se comprueba la infección debe evaluarse el estado de salud del feto mediante una ecografía o amniocentesis. La mujer embarazada recibe fármacos específicos para tratar la enfermedad.

Prevención

  • No consumir leche sin pasteurizar
  • Lavar muy bien las frutas y las verduras antes de consumirlas
  • Lavarse muy bien las manos luego de manipular carne cruda
  • Cocinar muy bien la carne para comerla
  • Si tiene gatos pedir a alguien más que limpie sus desechos o utilizar guantes para hacerlo
  • Utilizar guantes de jardinería para manipular la tierra

Agregar comentario