Foto de Patricia Carambula

Algunos signos de alerta durante el embarazo

Sangrado, disminución de los movimientos fetales, contracciones prematuras, visión borrosa, son algunos de los signos por los que hay que mantenerse alerta.
Algunos signos de alerta durante el embarazo

Es importante que toda mujer embarazada esté siempre muy atenta ante cualquier señal que pueda indicar que su embarazo está en peligro.

Entre ellos se incluyen:

Sangrado

El sangrado es siempre una señal alerta en cualquier etapa del embarazo aunque no significa lo mismo en todas ellas. Durante el primer trimestre un sangrado intenso, fuertes calambres y dolor abdominal podría ser un indicio de embarazo ectópico. Este es cuando el óvulo se implanta fuera del útero y es una complicación muy grave que puede significar la muerte de la embarazada.

A fines del primer trimestre o durante el segundo, este tipo de sangrado podría significar aborto espontáneo.

En el tercer trimestre una hemorragia podría ser la señal de desprendimiento de placenta, lo que requiere atención médica inmediata.

El sangrado en cualquier momento de la gestación es siempre un signo de alarma, ante el cual la embarazada deberá consultar rápidamente al médico tratante y no dejarse estar.

Exceso de náuseas y vómitos

El exceso de náuseas y vómitos al extremo en que la embarazada no retenga nada en su estómago puede ser sumamente riesgoso, ya que existe peligro de deshidratación y de malnutrición lo que puede traer aparejados defectos congénitos en el bebé o un parto prematuro.

Además, pese a que son frecuentes durante el primer trimestre del embarazo, cuando persisten durante el segundo y el tercero puede tratarse de una afección llamada hiperemesis gravídica que puede traer serias complicaciones.

El médico puede indicar alguna medicación para disminuir las náuseas y una dieta con alimentos que puedan ser aceptados de modo que tanto la nutrición de la mamá como del bebé no se vean afectadas.

Disminución de los movimientos fetales

La disminución en los movimientos del feto dentro del útero podría ser una indicación de que algo no anda bien y que el bebé no está recibiendo la cantidad necesaria de nutrientes y oxígeno de la placenta. Si se sospecha que la actividad intrauterina ha disminuido, se recomienda a la mamá que coma algo dulce o tome una bebida fría y se recueste para sentir si hay movimientos o no (alrededor de 10 patadas en el lapso de dos horas se considera normal) y ante la sospecha de que éstos han decrecido consultar de inmediato al médico.

Contracciones prematuras

Las contracciones muy tempranas en el tercer trimestre del embarazo, pueden indicar un parto prematuro. Algunas madres primerizas pueden confundir las contracciones propias del trabajo de parto con las contracciones Braxton-Hicks, que son las que van preparando al útero y son indoloras, irregulares, no son rítmicas y no incrementan su intensidad. En tanto las contracciones del trabajo de parto propiamente dicho son regulares y van aumentando su intensidad.

Ante la sospecha de que las contracciones no son las Braxton-Hicks, es decir, cuando sean con dolor, regulares y aumenten en intensidad, es recomendable acudir al médico ya que éste puede detener el trabajo de parto si aún falta para el término del embarazo.

Rotura de bolsa

La rotura de la bolsa es un motivo suficiente como para ir al médico de inmediato. Aunque es preciso tener claro que se trata de pérdida de líquido amniótico y no de orina, puesto que avanzado el embarazo el útero presiona la vejiga y puede causar incontinencia y pérdidas involuntarias de orina. Para asegurarse de que no se trata de esto, se aconseja ir al baño a vaciar la vejiga y si aún siguen las pérdidas llamar al médico, ya que la rotura temprana de la bolsa puede traer complicaciones.

Dolor de cabeza, visión borrosa, hinchazón

Estos síntomas en el tercer trimestre del embarazo pueden indicar preclampsia, una complicación muy grave en el embarazo que se caracteriza por el aumento de la presión arterial y elevadas concentraciones de proteína en la orina. Por ello, ante la presencia de hipertensión, visión borrosa o de destellos de luz, hinchazón, aumento excesivo de peso, se aconseja consultar de inmediato al médico.

Gripe

Durante las épocas de gripe, las mujeres embarazadas están en mayor riesgo de contraer la enfermedad y además de tener complicaciones más graves como consecuencia de esta. Es importante que estén atentas a los síntomas de la gripe: Dolor de cabeza, dolor de garganta, fiebre, tos, resfrío, estornudos, diarrea y vómitos. Se aconseja en estos casos, llamar médico a domicilio y no acudir a sanatorios u hospitales donde pueda contagiarse a otras mujeres embarazadas.

También se recomienda hablar con el ginecólogo sobre la vacuna contra la gripe porcina, antes de la entrada de la temporada de la gripe, ya que la gripe A en embarazadas trae serios problemas.

Sin votos aún
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.