Beber un poco de alcohol en el embarazo no sería dañino

Pese a que la recomendación más usual durante el embarazo es que la mujer se abstenga por completo de beber alcohol durante este período, un estudio publicado en Journal of Epidemiology and Community Health, señala que un consumo leve no sería dañino para el desarrollo intelectual y del comportamiento del bebé.

Este estudio realizado por el University College of London, es el segundo del mismo grupo de investigadores que han evaluado sobre niños los efectos de ligeras cantidades de alcohol en su desarrollo cerebral.

El primero no arrojó evidencia de que existieran problemas, al menos hasta que los niños cumplían los 3 años. El nuevo estudio fue un poco más lejos y llegó hasta los 5 años. Pero los resultados fueron los mismos, tampoco se encontró evidencia de posible riesgo emocional o de conducta en los niños cuyas madres bebieron levemente en comparación con las que no bebieron nada.

Para la realización del segundo estudio, se hizo un seguimiento a más 11.500 niños de 5 años nacidos en Inglaterra, teniendo en cuenta la cantidad de alcohol que sus madres manifestaban haber bebido durante su embarazo.

En base a esta información se realizaron 4 grupos:

  1. Las abstemias (no bebieron durante su embarazo)
  2. Las consumidoras leves (bebieron entre 1 y 2 copas por semana o en una sola oportunidad)
  3. Las consumidoras moderadas (entre 3 y 5 bebidas por semana o igual cantidad en una sola oportunidad)
  4. Las consumidoras excesivas o que bebieron mucho en determinada oportunidad (7 o más copas a la semana o 6 en una sola ocasión)

Los investigadores hallaron que los problemas conductuales y emocionales se centraban, generalmente, en los niños de mujeres que habían sido consumidoras excesivas de alcohol durante su embarazo

La mejor opción sigue siendo la abstinencia

Los riegos de beber poco alcohol durante el embarazo no han sido hasta el momento demasiado documentados. Si bien hay evidencia más firme con estas investigaciones acerca de que no habría una asociación entre el incremento de los problemas de desarrollo y el consumo moderado de alcohol, puede resultar peligroso afirmar que este no resulta nocivo. Ya que hay que tener presente que el consumo leve no significa lo mismo para todas las personas. En los Estados Unidos, por ejemplo, la población es sumamente heterogénea y algunas poblaciones como los nativos americanos, presentan una deficiencia enzimática que hace que el alcohol les afecte en mayor proporción. Por esto lo que para algunos pondría ser un consumo ligero e inofensivo, para ellos podría resultar sumamente perjudicial.

Como no se sabe con exactitud si existe un nivel de consumo seguro de alcohol en el embarazo, ya que se ha hallado síndrome de alcoholismo fetal en hijos de madres que tuvieron un solo episodio de exceso, la mejor recomendación sigue siendo abstenerse de beber durante la gestación. Después de todo son sólo 9 meses de privación para la madre en favor de toda una vida de salud para ese hijo, ya que el consumo excesivo está directamente asociado con graves problemas a largo plazo.

Puntaje: 
Sin votos aún