Cuidado de la ropa interior

La ropa íntima suele ser muy delicada debido a los materiales con los que está elaborada, encajes, puntillas, tul, etc., por ello requiere de ciertos cuidados especiales para que dure impecable durante mucho más tiempo.

1

Guardar la ropa íntima en un cajón separado

Es importante que la ropa íntima se guarde aparte en un cajón sólo para ella o en bolsas o cajas de modo tal, que se eviten enganches o roces con otras prendas que pudieran tener botones, cierres o ganchos que puedan enganchar las prendas íntimas y dañarlas. También se debe tener en cuenta que si se guarda en cajón de madera, éste se deberá forrar con papel o tela, para evitar que las prendas se manchen o puedan engancharse con alguna astilla.

2

Lavarla a mano o en programa de ropa delicada

Lavar la ropa íntima a mano con jabón neutro o en el programa de lavado de ropa delicada dentro de una bolsa especial para ello. Lo mejor es hacer siempre lo primero, ósea lavarla a mano, ya que para utilizar el lavarropas sólo para ropa delicada se debe juntar mucha cantidad y esto no siempre es posible. Además los brasier, por ejemplo, que tienen aros pueden salirse y no sólo estropear la prensa sino además romper el lavarropas.

3

Lavarla siempre con agua fría

El agua caliente puede modificar el tamaño de las prendas y estirar las fibras de las mismas. Además con el agua fría se ayuda a conservar mejor el color. Hay mujeres que utilizan el agua caliente por un tema de desinfección, es este caso lo mejor es que la temperatura no supere los 30º.

4

Secar a la sombre

Al colgar las prendas íntimas, es preciso escoger un lugar al aire libre en el que no llegue el sol y el aire pueda secarlas. Además para evitar que las prendas delicadas se estiren, deformen o queden marcadas con los broches de prender, lo ideal es dejarlas dentro de la bolsa especial de malla para lencería y colgar directamente la bolsa. Puede que demoren más en secarse pero se garantiza su cuidado.

5

Evitar el uso de secarronas

El secarropas es el enemigo de la ropa delicada, puede estropear las prendas, ya que pueden deformarse o estirarse con el calor y la humedad.

6

Para blanquear

Si se desea blanquear la ropa lo ideal es primero dejarla en remojo en jabón neutro, puede hacerse una preparación de jabón rallado para bebé y unas gotitas de shampoo. Y si aún así no se obtiene el blanco buscado, enjuagar bien hasta quitar todo el jabón y preparar una solución de vinagre blanco con agua y dejar en remojo durante 10 minutos. Evitar el hipoclorito ya que puede quemar las prendas delicadas, especialmente las que tienen encajes.

Puntaje: 
Promedio: 2.7 (3 votos)