Abuso

Cómo se define el abuso sexual infantil

Hay abuso sexual infantil cuando se implica a niños dependientes (relación de poder), en actividades sexuales con un adulto, para la gratificación de las necesidades o deseos del adulto; sin que el niño pueda consentir por estar en una relación desigual de poder.

Tipos de abuso sexual

  • Exhibicionismo
  • Voyerismo
  • Manoseo, caricias en los genitales
  • Sexo oral
  • Penetración vaginal o anal (digital, genital o con objetos)
  • Abuso sexual verbal
  • Exposición a pornografía

Indicadores de abuso sexual infantil

En general cuando el niño manifiesta de alguna manera que está siendo objeto de abuso infantil (sexual), es porque realmente es así. Es muy poco habitual que un niño fantasee con una situación similar. Por ello, en cuanto un niño hace explicita tal situación, los padres, adultos responsables, etc. tienen que ponerse muy alertas y evaluar lo que ese niño está manifestando.

Cuando no existe tal explicitación por parte del niño, hay una serie de indicadores de abuso sexual infantil: Indicadores del comportamiento e indicadores físicos, que pueden evidenciar tal situación.

Indicadores de abuso sexual infantil en el comportamiento

  • Comportamiento sexual inadecuado para la edad, en relación con otros niños de su edad o en sus juegos
  • Conversaciones de temas sexuales en términos poco adecuados para la edad
  • Evadir o temer a alguien o algún lugar en particular, o desear pasar mucho tiempo con determinada persona
  • Fugas, huidas
  • Comportamientos muy seductores u obsesivos en relación a la sexualidad en conversaciones, dibujos, frente a la televisión, en bromas, etc
  • Depresión infantil
  • Problemas de higiene o aseo personal, usar doble ropa íntima o no usar
  • Sentimiento de suciedad y necesidad de bañarse con frecuencia
  • Alteraciones en la alimentación
  • Alteraciones en el sueño
  • Llantos o lamentos sin razón aparente
  • Temor hacia los adultos en general

Indicadores físicos de abuso sexual infantil

  • Infecciones de transmisión sexual
  • Sangrados o lesiones en la zona genital o anal
  • Embarazo temprano sin pareja conocida (en el caso de una adolescente)
  • Dolor en el área genital
  • Picazón excesiva en el área genital
  • Ropa íntima manchada o rota sin explicación aparente
  • Presencia de pequeños objetos en el ano o en la vagina del niño/a
  • Dificultades para caminar o sentarse
  • Aumento de trastornos somáticos
  • Regurgitación o vómitos
  • Infecciones recurrentes en el tracto urinario

La presencia de uno sólo de estos indicadores no es señal suficiente como para determinar la presencia de abuso sexual. Salvo que sea un indicador tan obvio como: El embarazo. En general, cuando existe abuso en niños, se presenta la combinación de varios de los indicadores mencionados. Es fundamental ante la duda, la consulta inminente con el pediatra en primera instancia, quien hará de ser necesario, la derivación a un psicólogo infantil, para procurar que el abuso cause el menor daño en la psique del niño.

Puntaje: 
Sin votos aún