Circunsición
Foto cortesía de mychestnut

La circunsición es una cirugía ambulatoria sencilla que se realiza, generalmente, con anestesia local y no requiere hospitalización. Consiste en cortar el prepucio (piel que envuelve el glande) del pene del bebé. Este procedimiento habitualmente no conlleva ninguna complicación siempre que sea realizada por un médico especializado, y se sigan al pie de la letra los cuidados necesarios posteriores a la intervención.

Los cuidados post-operatorios del pene circuncidado consisten en:

  • Es fundamental mantener bien limpia la zona, higienizar cuidadosamente con abundante agua tibia y jabón cada vez que se cambia el pañal y dejar que se seque al aire libre
  • Colocar una crema antibacterial antibiótica y cubrir el pene con una gasa cada vez que se le cambia el pañal al bebé durante una semana
  • Durante los siguientes quince días se aplicará vaselina y se envolverá en una gasa igual que se hacía con la crema antibacterial
  • Se recomienda cambiar los pañales con frecuencia para evitar las infecciones
  • Mientras dura el proceso de cicatrización (aproximadamente una o dos semanas en recién nacidos y 3 en niños más grandes) no se aconsejan los baños de inmersión para evitar la infección y favorecer la curación
  • Una vez que la herida está completamente curada los cuidados deberán ser la higiene habitual de esa zona

¿Qué es habitual durante el proceso de cicatrización?

  • Que el pene presente inflamación, hinchazón o enrojecimiento local
  • Que haya un poco de sangre e incluso a medida que pasan los días exista un fluido amarillento que se transforme en una costra. Es parte del proceso normal de cicatrización
  • Que durante los primeros días, el bebé pueda parecer molesto cuando se le cambian los pañales. A niños mayores que están muy doloridos y molestos, se les puede aplicar hielo localmente cada, aproximadamente, unos 20 minutos

Posibles complicaciones

  • Leve sangrado que puede pararse presionando la zona o sangrado mayor (las probabilidades de que esto suceda son 1 en 1000) en tal caso hay que presionar, utilizar el agente activo local indicado por el médico y si así no se detiene el sangrado acudir de inmediato al médico
  • Las infecciones locales son una de las potenciales complicaciones aunque la frecuencia es muy remota (de cada 1000 casos se dan de 1 a 10 infecciones) y en general son tratadas y detenidas con antibióticos
  • La muerte es muy poco probable dado que este tipo de intervención quirúrgica no es riesgosa. En los casos en que ocurre es en aquellos que se practica por personal no capacitado en sitios no aptos (sin esterilización)

¿Cuándo es preciso llamar al médico?

  • Si la zona de la herida presenta mucha hinchazón o está muy roja
  • Si el bebé hace fiebres muy altas
  • Si la herida supura un fluido verdoso
  • Si pasada una semana luego de la intervención continua supurando
  • Si no para de sangrar
Puntaje: 
Sin votos aún