Consejos para criar niños emocionalmente sanos

Aunque no existen manuales ni reglas incorruptibles para criar a los hijos, los expertos pueden brinda consejos interesantes para no equivocarse tanto.

El medio Health MD propone cuatro métodos básicos para la crianza de hijos emocionalmente sanos. Veamos cuáles son:

1. Aceptar totalmente a los hijos

Para que un niño se sienta realmente amado, primero tiene que sentir que es aceptado. Esto implica un trabajo para los padres, quienes deben aprender todo lo que puedan acerca de sus hijos e intentar compartir con ellos lo que piensan, sienten y desean. Los padres pueden objetar pensamientos de sus hijos, enseñarles y educarlos, pero deben aceptarlos como seres diferentes.

Muchas veces, sin querer, los padres brindan lecciones a sus hijos que los confunden o los hacen interpretar algo erróneo. Los niños también deben aprender a aceptar lo que sienten y a trabajar de manera sana sobre sus sentimientos.

2. Mejorar las habilidades de comunicación de los niños

En muchas discusiones entre un padre y un niño suele escucharse la frase: “Callate, no hables más, tu no sabes”. Fundamentalmente los niños deben aprender a expresar todo lo que sienten, y los padres deben dejar que lo niños hablen y digan lo que piensan, sino desarrollarán problemas de comunicación y cuando sean adultos no podrán resolver sus problemas hablando.

3. Comprometerse y luchar junto a los hijos

Los niños necesitan a sus padres en todo momento, necesitan sentirse importantes y amados. Por esto, los padres deben estar junto a ellos, no ahogándolos y haciendo todo por ellos, sino educándolos y haciéndoles sentir que estarán siempre que los necesiten.

Los padres deben escuchar y dejar que los niños se expresen y vayan estableciendo sus propios caminos, forjando su identidad. Los padres deben saber estar al lado, señalando, sugiriendo, pero sin entorpecer el camino que vayan eligiendo los hijos.

4. Intentar reparar la relación luego del conflicto

Conflictos siempre hay así como peleas, lo importante es que los padres intenten reparar la relación luego de los conflictos, para que los niños no se sientan solos o se queden con una conclusión equivocada del asunto. Si los niños sienten que las cosas se pueden arreglar, desarrollarán ese sentimiento y en su adultez podrán reparar sus problemas en lugar de pensar que nada tiene solución.

Conclusión

En la medida de los posible, hay que intentar criar niños libres, pensantes, bien enseñados, que sepan pensar por sí mismos y que aprendan a resolver los conflictos que se vayan presentando en la vida. Hay que criar niños con deseos y sueños, que piensen que es posible hacer lo que sea, niños sin miedo, niños buenos.

Agregar comentario