Se producen grandes cambios (dejar los pañales, pasar de la cuna a la cama, empezar la guardería, etc) dirigidos hacia la autonomía del niño que implican que atraviese una crisis

Crisis de los 2

A los dos años de edad los niños comienzan un camino hacia su independencia que incluye el abandonar los pañales, biberón, el chupete, pasar de la cuna a la cama, vestirse solitos, comenzar la guardería, etc., estos cambios tan positivos, inevitablemente para él desatan una crisis que repercute en rabietas que pueden hacer tambalear hasta a los padres más pacientes.

Para afrontarla, es necesario ser muy comprensivos, tener muchísima paciencia, ser flexibles y persuasivos, establecer rutinas y tomar las cosas con el mejor humor posible.

Control de esfínteres

Alrededor de los dos años, el niño comienza a controlar los esfínteres y así abandona el pañal para pasar a usar el orinal. El control de la orina suele demorar un poco más que el de la caca y puede escaparse durante la noche hasta después de los 3 años.

Abandonar el chupete y el biberón

Muchos niños es probable que al llegar a esta edad ya hayan abandonado el chupete y el biberón. Sin embargo, quizás otros no y sea necesario ayudarlos a que lo hagan. Es importante ir de a una cosa por vez. No pretender que dejen todo junto de golpe, ya que eso para ellos es mucho. Es un proceso que lleva tiempo, es progresivo y hay que tener mucha paciencia para afrontarlo.

Pasar de la cuna a la cama

El pasaje de la cuna a la cama también supone para el niño un cambio importante, que puede ser vivido por él como una pérdida. Para ayudarlo a transitar esta etapa, hay que planteárselo como una consecuencia de ser un niño más grande. Para favorecer el pasaje por este proceso, implicar al niño en la compra de la cama, el colchón, las sábanas y demás accesorios es una buena opción. También mantener los mismos rituales del sueño como lavar los dientes, ponerles el pijama, arroparlos, leerles un cuento o cantarles una canción. Este tipo de prácticas repetitivas, los tranquiliza y les da seguridad.

Aprender a vestirse solos

A los dos años muchos niños ya intentas vestirse solos o al menos hacerlo con algunas prendas sencillas. Cuando ellos se propongan hacerlo, hay que dejarlos y acompañarlos, siempre enseñándoles cómo hacerlo, sobre todo con las cosas más complicadas como los calcetines y los zapatos.

Comenzar la guardería

El comienzo de la guardería es todo un desafío para el niño y también para sus padres. Por primera vez se van a separar de él y dejarlo en un lugar extraño y con personas desconocidas. Es muy importante que los padres tengan la suficiente confianza en el centro escogido, ya que cualquier duda, inseguridad y temor de ellos será transmitido al niño.

Rabietas

Las rabietas son características de esta edad y son muchas veces consecuencia de esta etapa de tantos cambios que ellos no saben cómo manejar. Es importante mantenerse firmes, ser pacientes, contenedores y esperar a que pasen.

Para ayudar al niño a transitar por esta etapa de crisis de los dos años, que ocurre como consecuencia de los cambios necesarios para su desarrollo y autonomía, es fundamental ser pacientes, flexibles y darse el tiempo para que los transite uno a uno.

Agregar comentario