Beverly Hills

¿Qué tienen en común Leonardo Di Caprio, David Beckham o Britney Spears? Aparte de compartir oficio y pasión por el mundo del espectáculo, estas tres famosas celebridades conviven en suntuosas moradas de ensueño ubicadas en Beverly Hills, paraíso residencial de estrellas del cine o la música, entre otros inquilinos de ilustre postín.

Ubicada al pie de las colinas Santa Mónica, las multimillonarias mansiones pueblan las calles de este espectacular edén habitado que pertenece administrativamente a la ciudad estadounidense de Los Ángeles y que se puede recorrer perfectamente a pie.

El estilo de vida de los potentados está presente en toda su dimensión en los comercios de Rodeo Drive, que van desde Armani hasta Ermenegildo Zegna. Con dinero, casi todo es posible aquí, sobre todo si el visitante escoge pasear por Rodeo Drive y sucumbe a la tentación de hacer sus compras en las boutiques y tiendas más caras del mundo. Todas las grandes marcas tienen su espacio en la milla de oro californiana. Hasta 65 boutiques de reconocidos diseñadores como Cristian Dior, Gucci o Valentino, entre muchos otros, no pueden escapar de la atenta mirada del viandante que pasea por allí.

El principal reclamo turístico que Beverly Hills ofrece al visitante, obviando el lujo y los elevados precios, es la posibilidad de realizar un tour para contemplar las espectaculares villas de los artistas más reconocidos del séptimo arte como Julia Roberts, Jennifer López, Robert Redford, John Travolta, Nicholas Cage o Jack Nicholson, entre otros.

El recorrido también incluye un itinerario por la famosa carretera de Mulholand Drive, la contemplación del popular icono de tamaño colosal que invita a visitar la meca del cine occidental, Hollywood, y una excursión a Sunset Trip, el área más célebre de Sunset Boulevard y centro de diversión por excelencia de Los Ángeles.

Aprovechando la estadía no hay que dejar escapar la oportunidad de acercarse hasta el popular Paseo de la Fama de Hollywood y fotografiarse con las huellas que han dejado impresas las estrellas cinematográficas a lo largo de los años. Eso sí, todo cuesta en Beverly Hills.

No es todo glamur en Beverly Hills. El arte también ocupa su espacio en esta zona residencial de famosos, que cuenta con un gran número de museos y galerías. De entre todos ellos sobresale el Paley Center Media, el primer museo del planeta dedicado al mundo de la televisión y la radio. Asimismo, obras de autores como Auguste Rodin, Henry Moore o Eduardo Chillida adornan las calles como peculiar galería de arte al aire libre.

El visitante no se debe marchar de Beverly Hills sin disfrutar de uno de sus spas de categoría mundial. De esta forma podrá sentirse como un millonario más y nada que envidiar. Los más destacados son los que se ubican en los hoteles de La Prairie, The Peninsula y el Hills Day Spa.

Pese a que el viaje a Beverly Hills pueda parecer que no esté hecho para el viajero menos adinerado, con pericia y elevadas dosis de paciencia puede encontrar, si se lo propone, provechosas oportunidades de alojamiento a través de Internet, aunque este tipo de oferta más bien escasea, a decir verdad.

Aun así, por ejemplo, en determinados buscadores web se llegan a localizar hoteles en Beverly Hills de dos estrellas en los que se puede pasar una cómoda noche desde los 64 dólares, como el Econo Lodge Inn & Suites West Hollywood o el Rodeway Inn Los Ángeles, donde por poco más de 78 dólares es posible dormir en una habitación individual. A la estadía deberá añadir los precios del vuelo y el gasto destinado al ocio.

Puntaje: 
Sin votos aún