La dieta más utilizada por los famosos es la basada en el método Montignach, que se ocupa de combinar de forma correcta los alimentos.
Realizando esta dieta se pueden adelgazar unos 3 kilos por semana y es necesario seguirla al pie de la letra para que sea efectiva y sus resultados sean duraderos.

dieta de los famosos
Foto cortesía de celebritydiet

Los cuerpos que envidiamos a los famosos, requieren de trabajo y esfuerzo de su parte. Solemos pensar que son naturalmente bellísimos, sin embargo, también necesitan usar cremas, hacer ejercicio físico y alguna que otra dieta para bajar esos kilitos de más, como todos los mortales.
Siempre hay que aclarar que no existen dietas mágicas y que es necesario consultar a un profesional de la alimentación antes de embarcarse en cualquier tipo de plan alimenticio.
Es mejor seguir una dieta equilibrada, que comprenda la mayor cantidad de alimentos posibles, bien combinados, que contengan las sustancias que nuestro cuerpo requiere. Los alimentos pueden contener hasta 5 nutrientes, que son los siguientes: Proteínas, azúcares, grasas, ácidos y almidón.
Del modo en que se combinen éstos nutrientes dependerá su correcta digestión y el buen aprovechamiento que el organismo haga de los mismos.
Una de las dietas más utilizadas por los famosos es la basada en el método Montignach, que se ocupa de combinar de forma correcta los alimentos.
Realizando esta dieta se pueden adelgazar unos 3 kilos por semana y es necesario seguirla al pie de la letra para que sea efectiva y sus resultados sean duraderos.

Primer día

Para desayunar sólo liquidos, puedes beber una taza de té o café, acompañada por un vaso de jugo de naranjas, prohibida el azúcar, puedes usar cualquier edulcorante.
A media mañana es recomendable ingerir un par de rodajas de ananá, que ayudarán a llegar a la hora de almuerzo con un apetito moderado, éste tipo de ingesta se conoce como colación.
A la hora de almuerzo puedes tomar una porción de sopa de verduras, sin nada de grasa y en lo posible casera, ya que las instantáneas generalmente tiene mucha sal, conservantes, en fin, cuanto más naturales los alimentos, serán más sanos y mejores para el organismo.
Completas el almuerzo con un plato de verduras, pueden ser de cualquier tipo, a gusto del consumidor. De postre una naranja.
La ingesta o colación de media tarde será un licuado de manzana y agua.
La merienda una ensalada de frutas.
A la hora de la cena una porción de sopa, media calabaza rellena, por ejemplo de espinacas, condimentada con hierbas como la albahaca y un poco de ajo para darle gusto. El postre puede ser cualquier tipo de fruta.

Segundo día

A la hora del desayuno una taza de té o café, siempre sin azúcar, se pueden ingerir dos tostadas de pan integral con jamón, que puede ser de tipo dulce. La colación será un yogurt descremado.
Para el almuerzo, la sopa, una pechuga de pollo cocida a la plancha, que se acompaña con un tomate condimentado con albahaca y orégano. De postre gelatina de cualquier sabor, pero light.
La ingesta de media tarde puede ser té o café, acompañado de dos rodajas de jamón.
En la merienda se puede repetir el té o café, ésta vez acompañado de dos galletas de harina integral.
A la cena la ya sabida sopa, dos medallones de carne desgrasada, hecha al horno y acompañada con una ensalada de zanahorias, condimentada con sal y limón. De postre gelatina.

Tercer día

Al desayuno té o café acompañado de dos tostadas de pan integral con queso de untar o queso blanco. La colación de media mañana una clara de huevo duro.
En el almuerzo se puede agregar una porción más de sopa, o sea, dos porciones de sopa, ensalada de palmitos y tomates, con una porción de unos 50 gr de queso magro caliente, aderezado con orégano. De postre, una naranja o una manzana.
A media tarde, una taza de té acompañada con una clara de huevo, ésta vez, rellena de queso de untar.
La merienda constará de dos rodajas de jamón o lomo, siempre magro.
En la cena se duplica la ración de sopa y se acompaña con una ensalada de vegetales, y de postre, una crema light de cualquier gusto.

Cuarto día

Se agrega un cambio, las infusiones pueden ser cortadas con un poco de leche descremada, y acompañas de dos rodajas de queso descremado.
A media mañana un yogurt descremado.
En el almuerzo dos porciones de sopa, una ensalada de tomate y queso mozzarella aderezado con orégano, de postre, un flan light.
A media tarde nuevamente una infusión que se podrá cortar con leche, acompañada con una tostada de pan integral con queso de untar. La merienda será un yogurt.
Para la cena dos porciones de caldo, una porción de budín de queso descremado y ricota, y de postre, una gelatina.

Quinto día

El desayuno vuelve al té o café sin leche, acompañado de dos arrollados de jamón y queso descremado. Una ensalada de fruta a media mañana.
El almuerzo consta de una porción de caldo de verduras, ensalada de zanahoria, sazonada con limón y un bife de merluza cocido a la plancha, condimentado también con limón, ajo y perejil. De postre, gelatina light.
Llegada la media tarde, una infusión con dos tostadas de pan integral con atún, pero no en aceite, sino al natural. La merienda repite la infusión y se acompaña con dos galletas de harina integral. La cena comienza con una porción de sopa y el plato principal consta de mariscos saltados en aceite, de oliva, y condimentados con ajo y perejil, y acompañados de espinacas al vapor, postre gelatina.

Sexto día

Al desayuno las tazas de infusión deberán ser dos, acompañadas de una fruta estacional.
A media mañana una manzana al horno con canela.
El almuerzo constará de la clásica sopa, un par de zucchinis rellenos con choclo y palmitos. El postre, una fruta a gusto.
A media tarde una infusión y una vaso de jugo de naranja. La merienda una ensalada de frutas.
A la hora de la cena, repetimos la sopa, como plato principal una porción, chica, de espinacas hervidas con ensalada de zanahoria y repollo blanco. De postre ensalada de frutas.

Séptimo día

Para el desayuno, una infusión cortada con leche, acompañada de tres tostadas integrales untadas con queso blanco. A media mañana, un yogurt.
A la hora de almuerzo nuevamente sopa y un plato de tallarines con salsa de tomates, y de postre, una fruta.
A media tarde una infusión cortada con leche y dos tostadas integrales con mermelada, light. En la merienda, un yogurt.
Para la cena, dos porciones de sopa, seguidas de una porción de carne magra al horno, acompañada de verduras hervidas, y de postre, gelatina.

Agregar comentario