Fatiga

Durante las primeras semanas del embarazo, el cuerpo produce más cantidad de progesterona, lo que causa mayor somnolencia y este es uno de los primeros síntomas del embarazo. La fatiga y el sueño son muy característicos y entre las causas están cambios hormonales necesarios para el desarrollo y el crecimiento del bebé.

También en esta etapa aumenta la presión de la sangre para llevar los nutrientes necesarios al bebé, lo cual implica más trabajo para el corazón y otros órganos. El corazón bombea más sangre y aumenta el pulso a10 y 15 latidos por minuto. Además cambia la forma en que el organismo procesa los alimentos y los nutrientes y todo ello implica más gasto de energía y es lo que produce la fatiga.

Las náuseas y los vómitos

Las náuseas y los vómitos tan frecuentes en algunas mujeres en la primera etapa del embarazo, suelen desgastar, quitar fuerzas y causar mucho cansancio. Sentirse mal ya de por sí quita fuerzas y si a ello se le suman los vómitos que pueden ser muchos en las primeras semanas, especialmente en la mañana; el resultado es que la embarazada solo desee dormir y permanecer recostada la mayor parte del tiempo posible.

Cambios físicos y psicológicos

A los cambios físicos y hormonales que causan nauseas, vómitos, la somnolencia, etc,. se suman los psicológicos que enfatizan la sensación de fatiga. La futura mamá se va preparando psicológicamente, tiene miedos, inseguridades, temores y ello genera un gran desgaste. Por estas razones es tan frecuente que las embarazadas en las primeras semanas de gestación se sientan tan exhaustas. Estos síntomas desaparecen, alrededor, del final del primer trimestre, pero el cansancio volverá al final del embarazo.

En los últimos meses

En los últimos meses la fatiga vuelve a ser un problema y una serie de cosas conjuntas la favorecen. El gran peso del útero, la hinchazón de las piernas, los problemas para dormir y descansar bien como consecuencia de la acidez estomacal, de no encontrar acomodo en la cama y las constantes ganas de orinar, hacen que no se pueda dormir bien y descansar lo suficiente.

La anemia en el embarazo puede causar fatiga

La anemia en el embarazo, puede ser también una causa de fatiga en este período. La anemia por deficiencia de hierro afecta alrededor del 50% de las embarazadas. Los requerimientos de hierro en el embarazo aumentan y por ello es frecuente que se produzcan carencias que lleven a la anemia.

Para aliviar la fatiga en el embarazo recomendamos leer: Consejos para aliviar la fatiga en el embarazo.

Puntaje: 
Sin votos aún