Obesidad en el embarazo ligado a defectos en el bebe.

Tener un peso elevado se asocia con diversas patologías y riesgos de padecer enfermedades: Diabetes, hipertensión, colesterol, etc. Pero también influye en la fertilidad y podría elevar el riesgo de defectos congénitos en el bebé, según señalan algunos estudios.

De acuerdo con una investigación realizada por un grupo de investigadores suecos de la unidad de epidemiología clínica del Instituto Karolinska en Estocolmo, las mujeres que presentan sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de tener un bebé con algún defecto congénito.

Para el estudio publicado en la edición de junio de 2017 de la revista British Medical Journal, analizaron datos de los registros médicos suecos de nacimientos de 1.2 millones de suecas que tuvieron bebés entre 2001 y 2013.

La Dra. Martina Persson, líder del equipo, señaló que el riesgo de que el bebé presente un defecto congénito en su primer año de vida aumenta progresivamente en proporción con el peso de la madre. Es decir cuanto más peso, más riesgo.

Si bien no pudieron determinar una causalidad directa, sí encontraron una relación en aumento entre la obesidad materna, la obesidad en el embarazo y el riesgo de defectos congénitos en el recién nacido.

La Dra. Persson manifestó:

Hay que tener en cuenta que aunque los riesgos relativos de malformaciones son significativamente más altos en los hijos de madres obesas, la cantidad absoluta de niños afectados es baja.

El estudio encontró que el riesgo era mayor en los bebés varones: 4.1% contra 2.8%. Un 3.5% de los bebés presentaba un defecto congénito que involucraba corazón, extremidades, genitales, sistema urinario, sistema nervioso o aparato digestivo.

Relación entre el IMC y el riesgo de defectos congénitos

En la siguiente tabla se presenta la relación que guarda el Índice de Masa Corporal (IMC) con el tipo de peso y el porcentaje de defectos congénitos en los bebés.

# Índice de Masa Corporal (IMC) Tipo de peso % defectos congénitos en bebés
1 18.5 a 24.9 Peso saludable 3.4%
2 25 a 29.9 Sobrepeso 3.5%
3 30 a 34 Obesidad 3.8%
4 35 a 39 Obesidad 4.2
5 40 a más Obesidad extrema 4.7

La Dra. Siobhan Dolan asesora médica de March of Dimes, y profesora de obstetricia, ginecología y salud de las mujeres en el Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, señaló lo siguiente:

…lo que deseamos enfatizar a las mujeres es que hay áreas en que pueden plantear una diferencia y reducir su riesgo.

…alcanzar un peso saludable es una parte importante de lo que las mujeres pueden hacer antes de quedar embarazadas, junto con dejar de fumar y hablar sobre cualquier medicamento que tomen con el médico.

Estudio de investigadores del Reino Unido

Investigadores de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) realizaron una revisión sobre la literatura médica que abordara el tema de la obesidad materna y los riesgos de defectos congénitos en el bebé. Hicieron un meta – análisis de algunos estudios seleccionados y los resultados los publicaron en la revista Journal of the American Medical Association. Los bebés de mujeres que presentan obesidad (IMC superior a 30) al quedar embarazadas, tienen un 87% más de riesgo de padecer defectos del tubo neural, en comparación con el 39% que padecen los hijos de mujeres con peso normal.

También encontraron una relación entre el mayor riesgo de cardiopatías congénitas en bebés de mujeres obesas, un 30% más de riesgo.

Labio leporino, paladar hendido, hidrocefalia y anomalías en las extremidades también fueron más comunes en los hijos de madres obesas, según el relevamiento realizado.

Katherine J. Stothard y sus colegas señalan a la diabetes y carencias nutricionales como las principales causantes de los defectos congénitos en los bebés de madres obesas. La diabetes no controlada, así como la deficiencia de folato, muy frecuente en las mujeres obesas, podrían ser la explicación de algunos de ellos.

Otro estudio que asocia la obesidad materna y los riesgos de defectos congénitos en el bebé

Un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition en el que fueron analizados los datos de un registro de defectos congénitos del estado de Nueva York entre 1993 y 2003, muestra que las mujeres obesas tienen un 11% más de riesgo de tener un bebé con cardiopatía congénita. Y el riesgo se eleva al 33% entre aquellas que tienen obesidad mórbida.

El doctor James L. Mills, del National Institute of Child Health and Human Development (NICHD) responsable del studio dijo:

Si una mujer es obesa, debería adelgazar antes de quedar embarazada.

Eso no sólo mejorará su salud y la del hijo, sino también reducirá el riesgo de que el bebé desarrolle defectos cardíacos.

Según el equipo de investigadores, la gran cantidad de problemas asociados a la obesidad, como los cambios en los niveles de azúcar, los cambios hormonales, el metabolismo de la grasa, podrían tener responsabilidad en la obesidad materna y el riesgo de anomalías congénitas.

Puntaje: 
Sin votos aún