Duendes reales

Seres elementales

Son seres que viven en un mundo paralelo al conocido por los seres humanos, mundo que comparten con otras criaturas mágicas. Entre estas criaturas se encuentran los seres del elemento agua, las sirenas; los seres del elemento fuego, los dragones; y los del elemento tierra, entre los que se encuentran los duendes, trols, elfos, etc.
Se dice que la inocencia de los niños percibe mas fácilmente a los seres mágicos. Pese a esto existen relatos de apariciones de duendes, digamos “famosos”, como el duende de Lima o el de Girona. Esos son los llamados duendes reales que, a pesar del término real, siguen estando presentes en su mundo paralelo, considerados como seres místicos y esotéricos.

Existen clasificaciones de duendes que los dividen, básicamente, en duendes de jardín y duendes domésticos.
Los relatos de personas que sostienen haber visto duendes se remiten a los duendes de tipo doméstico.
Los duendes domésticos prefieren habitar en los hogares o en sus alrededores, incluso sienten gran apego por los espacios que habitan. Se los describe como seres que adoran jugar y hacer travesuras, como hacer ruidos o cambiar objetos de lugar, desconcertando a los habitantes de la casa que comparten.
Si bien, en general, son considerados seres amistosos, también se dice que hay algunos duendes dañinos, incluso existe la creencia de que se llevan a los niños pequeños, sin bautizar, al bosque, se les atribuyen una serie de fines a estos raptos, hay quienes dicen que esclavizan a los niños, y hay quienes sostienen que los llevan a vivir para siempre un mundo de magia en el que nunca llegan a ser adultos.

Los duendes de dormitorio son considerados malignos, existen testimonios de personas que sostienen haber visto estos duendes reales en sus alcobas. Se dice que eligen vivir en las zonas oscuras de las habitaciones, como debajo de la cama o en los roperos, adoran molestar a las personas cuando duermen, provocando pesadillas y mucho miedo, sobre todo a los niños más chiquitos.

Duendes reales famosos

  1. Chaneques, duendes de México

    Estos seres mágicos viven en selvas y bosques, cumplen funciones de cuidados de los animales y plantas silvestres, así como de los manantiales. Su aspecto físico es de niñitos pero su rostro es de personas viejas. Como todos los duendes adoran las travesuras. Tienen sus hogares en cuevas, ruinas, zanjas, cerros, corrientes de agua, etc.
    La creencia dice que poseen la capacidad de provocar enfermedades a los humanos, sólo con tocar muy suavemente la cara de uno, es más, hay quienes creen que el aire que dejan a su paso es capaz de provocar enfermedades. También dice la leyenda que asustan a los intrusos de tal forma que les sacan el alma y la entierran muy profundo bajo tierra. El dueño del alma debe recuperarla mediante un ritual determinado y de no hacerlo a tiempo puede morir.

  2. Saci – Pereré, duende de Brasil

    Este duende es de tamaño muy pequeño, usa un gorro rojo que lo ayuda a aparecer y desaparecer transformándose en remolino de viento, fuma pipa, tiene una sola pierna y las palmas de las manos agujereadas, debido a las hibridaciones culturales brasileras con la cultura Africana es de piel negra. En su país de origen, Brasil, es considerado una criatura que realiza bromas un tanto pesadas, en el resto del mundo lo creen un ser peligroso y dañino. De todas formas este duende posee la facultad de otorgar deseos a quien sea capaz de capturarlo o de quitarle su gorro mágico. Se pasa de travieso, esconde los juguetes a los niños, hace que los animales domésticos se pierdan y pone nerviosas a las gallinas para que no puedan poner y criar sus huevos. Si se mete en la cocina, desparrama la sal, pone moscas en la sopa, quema los guisados y muchos daños más. Para huir de ellos hay que cruzar un río, lago, alguna corriente de agua ya que el agua le quita los poderes, así como una cuerda llena de nudos, los cuales se ve obligado a desatar uno a uno.

  3. El duende de Girona

    Este duende fue visto en septiembre del año 1989 en Girona, Cataluña, en España. Lo describen como una criatura muy pequeña que apenas supera los 10 cm de altura, sus ojos son rojos, la piel suave y de un tono amarillento. Sus brazos son cortos y sus orejas bien largas, como las de un conejo, además tiene tres pelos claramente diferenciados en la parte posterior de su cuello. Fue capturado por dos parejas de acampantes y vivió en cautiverio unos 4 días, negándose a comer. Sus captores dicen que fue atraído por la música que escuchaban y lo describieron como una criatura amigable e inteligente que emitía sonidos muy similares a los de la risa humana.

  4. El duende de Chullachaqui

    Este es un duende considerado maligno. Su cuerpo es deforme y captura a sus víctimas para llevarlas con él al inframundo. Esta leyenda crece sustentada en el hecho de que muchos jóvenes de localidades cercanas a la selva, donde vive el duende maligno y muy veloz, han desparecido. Se dice que fue un hombre al cual la naturaleza castigó por servir al diablo, de ahí la deformidad de su cuerpo.

Puntaje: 
Promedio: 4 (15 votos)