Implantes mamarios

La cirugía de agrandamiento de mamas, mamoplastia, es una de las intervenciones quirúrgicas con fines estéticos más frecuentes entre las mujeres y detrás de la cual se esconden muchos mitos y también muchas verdades.

Los mitos

  • Con los implantes mamarios no se puede amamantar
  • Esto es un mito. Lo único que impediría la lactancia sería que en la cirugía se seccionarán los conductos mamarios que desembocan en el pezón, algo que no debería ocurrir.

  • El postoperatorio de la mamoplastia es muy doloroso
  • No siempre es así. En los casos de colocación prótesis subglandular o subfacial, la paciente debería sentir sólo pequeñas molestias. En cambio so la prótesis es submuscular, puede haber más dolor.

  • Tener implantes mamarios conlleva mayores cuidados
  • Esto es falso, Una mujer con implantes mamarios puede llevar una vida absolutamente normal luego de que el cirujano de el alta definitiva del postoperatorio. Lo único que debe controlar, es realizarse ecografías cada 2 años, aproximadamente, los 10 primeros años del implante para ver cómo está la prótesis.

  • Los implantes mamarios pueden causar cáncer de mama
  • No hay evidencia científica de que la mamoplastia tenga relación con el desarrollo de cáncer de mama. Es más hay estudios que demuestran al existir una reducción del volumen de la glándula mamaria como consecuencia de la cirugía, hay una reducción en el riesgo de cáncer de mama.

  • Cualquier médico puede realizar una mamoplastia
  • Si bien se trata de un procedimiento sencillo, debe ser realizado por un cirujano estético especializado en este tipo de intervenciones.

Verdades

  • Las adolescentes deben abstenerse de los implantes mamarios
  • En la adolescencia aún no ha culminado la etapa de crecimiento y desarrollo, por lo cual los senos, al igual que el resto del cuerpo siguen creciendo. En Estados Unidos la mamoplastia esta prohibida para menores de 18 años. Es importante que la joven haya completado su desarrollo físico y además tenga capacidad de discernimiento y comprensión para decidir.

  • Los implantes no duran toda la vida
  • Esto es cierto. Si bien en la actualidad se utilizan materiales de mayor duración, no son eternos y puede haber que cambiarlos con el paso del tiempo, aproximadamente cada unos 10 o 15 años.

  • La técnica utilizada depende de cada caso en particular
  • Esto es cierto. En un estudio previo a la cirugía, el cirujano resolverá evaluando el caso en particular cuál es la técnica más apropiada. Así optar por la vía perialeolar, vía axilar o la vía submarina. El implante podrá ser colocado por detrás del músculo o por detrás de la glándula y sobre el músculo.

  • Es mejor colocar la prótesis por debajo del músculo
  • La introducción submuscular de la prótesis, la separa de la glándula reduciendo el porcentaje de contractura y se logra una apariencia más natural de los pechos.

  • Es preciso usar un corpiño post operatorio
  • En general lo que se recomienda es el uso de corpiños de tipo deportivo sin aro. Pero es importante que sea el cirujano quien haga la indicación según el caso.

Puntaje: 
Sin votos aún