Ya cerca del añito de vida, el bebé de 11 meses es todo un explorador de su entorno y cada nuevo paso que da, es ganancia en autonomía e independencia de sus padres

11 meses de edad

A los 11 meses la mayoría de los bebés ya están listos para caminar, los que aún no lo hacen andan muy cerca de lograrlo. Algunos andarán, aún, gateando, otros tomándose de los muebles para desplazarse o con la ayuda de algún adulto que les sujete su mano.

Sea como sea, su movilidad y la independencia con que se mueven es cada vez mayor. Por ello, este es un período de muchos riesgos en el que hay que maximizar las precauciones. Ya que el bebé desconoce el peligro y en su afán de curiosear, investigar y descubrir el nuevo mundo que lo rodea, se expone a infinidad de situaciones muy arriesgadas.

Si bien para los padres es un alivio que comience a moverse con independencia, es también un momento de mucho estrés y nerviosismo permanente, hasta que logran acostumbrarse y acondicionar los espacios para que el nuevo “andariego” se desplace libremente, pero seguro.

Con los primeros pasos también empiezan las primeras caídas, pero esto es absolutamente normal y si bien el bebé perderá el equilibrio con frecuencia, es muy probable que caiga de cola y el golpe sea amortiguado por el pañal. Además estos golpes son parte del crecimiento y el desarrollo.

En lo que refiere a la motricidad fina, el bebé de 11 meses es capaz de sujetar un vaso o taza por las asas, así como el biberón y la cuchara de comer. Señala con su dedo índice cuando desea algo, aplaude, coloca sus deditos en cuanto orifico encuentra, arroja los objetos, dibuja y puede sostener más de una cosa en una mano. También es cada vez más hábil poniendo y sacando objetos y juguetes de cajas o recipientes.

A esta altura se explica y se hace entender con mucha facilidad. Adquiere el desarrollo cognitivo que estimula el habla y el razonamiento, por ello su lenguaje es cada vez más fluido. Dice palabras completas (“mamá”, “papá”, “agua”) e imita algunos sonidos (por ejemplo de animales). Comprende determinados conceptos abstractos (1,2, 3 o arriba - abajo) y órdenes sencillas. También contesta, mediante señas, a preguntas simples como: ¿dónde está el hermano?

En lo que refiere a las habilidades sociales de un bebé de 11 meses, ya tiene conciencia de que es un ser individual y se relaciona con su entorno. Si se le pide algo es muy posible que lo entregue, en cambio si se intenta sacárselo por la fuerza opondrá mucha resistencia. Es importante fomentar las relaciones sociales, que se acostumbre a estar con otras personas y, sobre todo, con bebés y niños. En este período también empezará a colaborar cuando se le está vistiendo, estirando el bracito o la piernita, interactuando así con quien lo está mudando.

Cómo estimular al bebé de 11 meses

  • Una buena manera de estimular el desarrollo psicomotor del bebé en esta etapa, es en el momento que está dando algunos pasos agarrado de algo o que está en un lugar quieto, llamarlo para que vaya hacia donde estás tú. De esta manera de a poco irá agarrando confianza y largándose a caminar unos pasos sin ayuda
  • Poner la cuchara de comer en su mano y el plato en la mesita e incentivarlo a que coma solito. Al principio habrá que estar a su lado y ayudarlo a cargar la cuchara de comida y dirigirla a su boca. Pero con el correr del tiempo y de la práctica, aprenderá a hacerlo sin ayuda
  • Ofrecerle lápices, crayones de colores y hojas para que dibuje y garabatee
  • Nombrar las cosas, partes del cuerpo y personas por su nombre, señalándolas a la vez que se las nombra. De este modo él irá incorporando y asociando cosa –nombre, persona– nombre, y en cuanto su lenguaje se lo permita empezará a nombrarlas
  • Leerle cuentos mostrándole las figuras es muy bueno para estimular su imaginación. Son ideales los cuentos en donde hay muchos colores y objetos que el bebé reconoce
  • Si se desplaza por la casa agarrado de los muebles, una forma de ayudarlo a que cada vez de más pasos solo, es separando la distancia entre un mueble y otro
  • Como en esta etapa cada vez se desplaza más por sus propios medios, le gusta mucho que jueguen con él a perseguirlo mientras él apura su paso o gatea
  • Para estimular el lenguaje que cada vez será más fluido y vasto, es necesario hablarle, establecer diálogos con él y escuchar con mucha atención cuando habla, para ayudarlo a comunicarse

Agregar comentario