El bebe

El bebé a los cuatro meses comienza a transitar su segundo trimestre de vida, a partir del cual su crecimiento corporal se torna más lento, es decir si bien su peso y talla continúan aumentado, no de manera tan significativa como en los meses anteriores. A medida que avanzan los meses, el bebé demuestra cada vez mayor interés por su entorno, logra identificar las voces de sus padres, familiares cercanos y comunicarse con ellos a través de sonidos y gestos.

A esta altura del desarrollo, el bebé duerme toda la noche, aproximadamente 8 o 10 horas de corrido, y durante el día realiza tres o cuatro siestas; se alimenta cada cuatro horas, cuatro veces al día (aún sigue tomando sólo leche -materna o maternizada- salvo que el pediatra indique lo contrario). Como en este período está descubriendo el mundo que lo rodea, es probable que muchas veces mientras se está alimentado, se distraiga con algo y deje de comer. Por ello es necesario alimentarlo en sitios tranquilos. En función de que la comida comienza a regularizarse, también lo hace su tránsito intestinal, disminuyendo la cantidad de deposiciones diarias.

En lo que refiere al desarrollo psicomotor del bebé de cuatro meses, todo su cuerpo se ha fortalecido mucho. Al colocarlo boca abajo levantará fácilmente su tronco y cabeza, ayudándose con su brazos y así estos se fortalecerán al igual que los músculos de su espalda. En está posición, logra una perspectiva diferente de su entorno. En esta etapa, empieza a darse vuelta girando sobre sí mismo, cuando está de espaladas se coloca de frente y a la inversa. Es importante siempre impulsarlo a que avance y felicitarlo cuando consigue un nuevo logro, así ganará confianza en sí mismo.

Desarrolla las habilidades motoras, realizando movimientos coordinados y voluntarios. Por ejemplo: Toma los juguetes, los objetos de su entorno que capturan su atención y luego de estudiarlos un poco se los pone en la boca.

En cuanto al lenguaje, cada vez incorpora más sonidos, balbuceos, gritos, risas (comienza a reírse a carcajadas) y pronuncia algunas letras entre ellas la “m”, la “j”, la “k”, la “f”, la “v”. Intenta repetir el “ajo” cuando alguien lo motiva y así va descubriendo la relación causa – efecto existente entre que él pronuncia algún sonido y sus padres lo repiten y festejan, lo cual lo implulsa a seguir intentándolo. El aprender cosas nuevas indica que el crecimiento del bebé se está desarrollando correctamente.

La interacción social del bebé de cuatro meses con su entrono se vuelve cada vez más interesante. Se da cuenta cuando está sólo y no le gusta, por lo cual llora buscando que vengan a socorrerlo. Tose y realiza sonidos fuertes para llamar la atención e interactuar con los demás. Puede demostrar su enojo e irritación a través de distintas expresiones, incluido el llanto. Reconoce rostros familiares y responde con una sonrisa, al mismo tiempo que se vuelve desconfiado, retraído y tímido ante la presencia de extraños. Va a necesitar tomarse un tiempo para conocer y confiar en ese desconocido. Es importante no forzarlo y dejar que fluya la relación.

Estimulación para bebés de cuatro meses

  • Ofrecerle juguetes y objetos, preferiblemente sonoros, para que los agarre y los pase de una mano a la otra
  • Tomarlo por los brazos y ayudarlo a sentarse
  • Dejarlo en el suelo rodeado de juguetes para que pueda moverse con libertad
  • Mantener conversaciones con el bebé, leerle cuentos, ponerle música, cantarle. Los bebés a los cuatro meses balbucean y es fundamental que el adulto le responda y siga esa charla. Si bien ellos no entienden el significado de las palabras, es importante establecer este contacto para animarlo a seguir adelante
  • Jugar a las escondidas con el bebé tapándose la cara con las manos o algún objeto y haciendo que él haga lo mismo. El famoso “no está, acá está” es muy bueno para que el bebé aprenda que la madre siempre que se va vuelve y que lo que desaparece de su campo visual no quiere decir que no esté más
  • Colocarlo en distintas posiciones, recostarlo sobre almohadas o almohadones para lograr que quede semi sentado. Él disfruta mucho de esta posición ya que está descubriendo el mundo y así logra una perspectiva mucho mayor que acostado

La estimulación brindada por los padres al bebé, es tan primordial como lo es la alimentación, el cariño, y los cuidados básicos, más aún cuando éste va creciendo y necesita cada vez más estímulos que lo ayuden a descubrir el mundo que los rodea.

Leer sobre el bebé de 3 meses de edad.

Puntaje: 
Promedio: 5 (3 votos)