Miedos infantiles
Niño asustado

El miedo representa la amenaza real o imaginaria de un peligro. Si el objeto de miedo se vuelve algo irracional, constante, se está ante la presencia de una fobia.

En las diferentes etapas del desarrollo evolutivo del niño, aparecen miedos específicos que en general desaparecen con el transcurso del proceso de desarrollo.

Los miedos de la primera infancia:

  • Miedo a los ruidos fuertes
  • A la presencia de un desconocido
  • A los cambios en el entorno
  • A la ausencia de la madre

En etapas posteriores los miedos van a relacionarse con situaciones concretas: Miedo a ir al doctor, a los perros.

El miedo infantil, se acompaña, generalmente, por el deseo e intento de huida, palidez, enrojecimiento del rostro y aceleración del ritmo cardíaco. Muchas veces, también el llanto excesivo aparece en este cuadro.

Por qué aparecen los miedos

  • Los miedos infantiles pueden aparecer por inseguridad. La utilización del castigo cuando el niño es incapaz de racionalizarlo, produce un estado emocional de inseguridad. Ésta y la consecuencia del miedo, hacen que el niño lo traslade del objeto que se lo produce a otro objeto o situación. La situación amenazante debilita al niño reduciendo sus defensas y haciendo que responda con miedo
  • Los miedos también aparecen por la predisposición al mismo; esto es, reaccionar de una manera miedosa ante algunos hechos estaría relacionado con una sensibilidad heredada. Si los adultos muestran física o verbalmente que sienten miedo, enseñan al niño a ser temeroso

El diagnóstico del miedo

Para realizar el diagnóstico, hay que evaluar las siguientes características:

  • La edad: Se intentará ubicar la cantidad y gravedad de los miedos que afligen al niño
  • Experiencias anteriores: Es importante establecer el momento aproximado en que aparece el miedo en el niño, debido a los comportamientos realizados en el contexto y qué lo causó. Esto se realiza mediante el estudio del miedo familiar y escolar, entre otros

Tratamiento

Para el tratamiento de los miedos infantiles, hay que tener en cuenta varios puntos:

  1. Si la intensidad y objeto del miedo no es lo suficientemente importante, es conveniente explicar verbalmente al niño y demostrarle que no existe peligro
  • Demostrarle con los hechos lo que se le explicó verbalmente
  • Darle ejemplos de situaciones sin miedo, relacionados con la situación amenazante
  • No se debe tratar la situación con mucha gravedad, tratar de encontrarle algún elemento de humorístico que logra descomprimir
  • Es fundamental que los padres utilicen la palabra miedo con naturalidad, y no como un término que no deba pronunciarse frente al niño. Es muy importante también, no burlarse del niño cuando éste siente miedo.

    El niño tiene que desarrollar destrezas para tratar los objetos y situaciones que teme, acercándose al objeto o situación temida. Hay que darle la oportunidad para que pueda transformar éste en un objeto familiar.

    Puntaje: 
    Sin votos aún