Los cambios que experimentan la madre y el niño se hacen evidentes a partir de que han pasado tres meses desde el alumbramiento.

mama y bebe
La mamá y su bebé
flickr.com

Los cambios que se experimentan tras el alumbramiento son variados. Los nueve meses que han parecido eternos han pasado, muchos de los dolores experimentados durante la gestación han desaparecido y el tan temido momento del parto se ha evaporado.

El bebé ya ha nacido, todo resulta más placentero a pesar de que se duerme poco y el ánimo puede estar alterado, pero lo más importante es que el bebé y la mamá han superado la primera etapa que suele ser la más difícil por el desconocimiento que hay en el vínculo que se está gestando. Ambos se están acostumbrando y adaptando a las modificaciones que día tras día van surgiendo.

Cómo cambia el cuerpo materno tras los tres meses después del parto:

  • Es altamente posible que ya se tenga la primera menstruación. El equilibrio hormonal todavía no se ha encontrado y aún intenta acomodarse. Las reglas pueden ser más suaves o intensas, seguramente distintas a las de antes de quedar embarazada. El cuerpo ya no volverá a comportarse de igual modo
  • Probablemente ya se esté encaminada hacia el adelgazamiento de los kilos de más adquiridos durante los nueve meses de embarazo. En esta etapa es posible comenzar con algo de gimnasia para ir modelando nuevamente el cuerpo y recuperar la silueta y las formas perdidas
  • Se pueden mantener relaciones íntimas sin restricción, pero teniendo en cuenta que es imprescindible contar con algún método anticonceptivo
  • Se puede consumir de todo, pero hay que tener en cuenta que si se está amamantando hay que cuidar especialmente que la dieta sea nutritiva y que contenga poca grasa para beneficio de la madre y especialmente del bebé
  • A esta altura ya se aprende a conocer al bebé. Es normal tener conciencia de cómo le gusta al niño que lo levanten, dónde le gusta que le hagan cosquillas, por qué motivo es que llora o qué lo hace feliz
  • Los estados de ánimo aún siguen alterados sobre todo por la falta de descanso, pero poco a poco a partir de este tercer mes, se va recobrando la calma y el buen humor

Cómo es el bebé a los tres meses de edad:

  • A partir de los tres meses el bebé reconoce la cara de la madre
  • Mueve de modo muy activo sus piernas y brazos
  • Algunos bebés a partir de los tres meses ya son capaces de dormir toda la noche
  • Es capaz de sonreír si alguien se le acerca
  • Reconoce las variaciones de la voz
  • Los reflejos han desaparecido o están en fase de esfumarse definitivamente
  • El bebé es capaz de seguir objetos con el ojo ya que el control muscular se hace más evidente

Los cambios por los que madre e hijo atraviesan durante esta etapa son muchos y muy valiosos. La calma comienza a reinar tras el momento estresante del parto y los primeros días tras el alumbramiento cuando no se sabe con certeza cómo se comportará tanto la madre como el bebé. Ambos se van acostumbrando el uno al otro, tarea que no resulta nada sencilla, pero con paciencia y mucho amor es posible salvar cualquier obstáculo de tensión que se interponga en el camino.

El bebé comienza a desarrollar sus sentidos y habilidades y a partir de esta etapa no parará de evolucionar cada día un poco más. La madre, comienza a recuperar su figura y su cuadro hormonal se va estabilizando, ayudando así a que su estado de ánimo también mejore y pueda disfrutar del bebé y sus avances.

Agregar comentario