Consejos para hacer el divorcio más llevadero

En ocasiones, cuando la relación de una pareja no está bien y no hay alternativa de arreglar la situación, es mejor optar por lo sano para no lastimar a nadie y divorciarse.

La decisión de un divorcio, por más que sea difícil, puede ser aceptada y llevada adelante por los adultos, sin embargo, si la pareja tiene hijos, para los niños puede resultar algo triste de aceptar, dado que ellos no entienden por qué sus padres no desean estar juntos.

A fin de hacer más llevadero el divorcio para los niños, presta atención a los siguientes consejos:

No hablar mal del otro padre

Los niños jamás deben escuchar que se habla mal del otro padre, más allá de cómo se haya comportado. A los niños les hace daño escuchar críticas acerca de una de las personas que ellos más aman en el mundo. Tenga en cuenta que sus juicios de valor aun son muy básicos y ellos no comprenden las razones de la bronca o enojo. Intente controlar su ira por el bien de sus hijos.

Coherencia de reglas y rutina

Es probable que cuando los padres se divorcien, el niño comience a pasar algunos días en casa con su mamá y otros días en casa de su papá. Este cambio suele ser difícil para ellos y hay que llevarlo adelante con sabiduría. El mejor modo de ayudarlos a que se adapten es respetar la misma rutina y reglas en ambas casas: los horarios de las comidas, de los juegos y de estudio, incluso las mismas reglas de educación, sino los niños resultarán confundidos y no sabrán qué es lo que está bien y qué esta mal.

Para lograr esto los padres se deben sentar a conversar y llegar a un consenso acerca de la rutina y educación del niño, solo por su bien.

Compartir su cumpleaños

Muchas personas llegan a la instancia del divorcio odiándose, pues lo mejor es guardarse tales sentimientos y pensar en el niño. Por ejemplo, cuando llegue su cumpleaños, más allá de que sus padres no deseen compartir la misma mesa, se recomienda que lo hagan para que él esté contento y sienta que en su día especial, las personas que más ama están con él, a pesar de todo.

No generar competencia

No cabe duda de que los niños aman por igual a sus dos padres, por lo tanto, si un día el niño expresa que quiere ir a la casa del otro padre, no vale la pena ponerse mal o celoso, ellos son impulsivos y así requieren sus deseos.
Los expertos afirman que los niños suelen desear estar con el progenitor que no está con ellos en ese momento preciso.

Permitir que exprese sus emociones

No es algo simple para los niños el divorcio de sus padres, por lo tanto, hay que permitir que ellos procesen todo lo que ocurre a su tiempo y modo. Claro que no hay que dejar que destruyan la casa solo porque están enojados, sino que hay que permitirles hablar, expresarse y hay que contenerlos a cada paso.

Explicarle que no es su culpa

Es muy común que los niños piensen que sus padres se separaron por su culpa, entonces, es fundamental hablar con ellos claramente y explicarles, en un lenguaje que comprendan, las razones por las que sus padres tomaron la decisión de divorciarse.
Es un error muy grave no hablar del tema con los niños.

Decirle que lo ama

Jamás deje de recordarle a su hijo cuánto lo ama, en medio de una situación compleja para él, será un gran alivio saber que su mamá y su papá lo aman incondicionalmente.

Mostrar a otras parejas divorciadas

Para que su hijo no se sienta extraño, hágale saber que, por ejemplo, en su escuela también hay niños cuyos padres están separados o divorciados. De este modo, los niños entienden que el divorcio es algo que sucede en muchos casos.

Conclusión

Si acompaña a sus hijos en cada etapa de este difícil trance, sin duda que todo será más llevadero para ellos, para usted y su ex pareja.

Puntaje: 
Sin votos aún