Embarazo en edad avanzada

Las mujeres cada vez más por diversas razones (profesionales, de superación, etc.) esperan para tener hijos a los 35 o 40 años. Este hecho que se está transformando en un hábito, sobre todo en las mujeres de clase media y media alta, trae aparejado consigo problemas en el embarazo y en el bebé. Ya que en la medida que la edad de la madre avanza, se incrementan los riesgos de tener un hijo con algún tipo de anormalidad congénita.

Entre los 25 y los 35 años de edad, es cuando la mujer está en su mejor momento reproductivo, pero en muchos casos en ese período las condiciones no son propicias para planificar un embarazo y por ello deciden esperar. Y si bien, gracias a los mayores controles y avances hoy en día la mayoría de los embarazos de madres de más de 35 llegan al parto sin complicaciones y nacen bebés sanos. También es real que los riesgos aumentan, al mismo tiempo que las posibilidades de concebir disminuyen.

Los riesgos de anormalidades cromosómicas asociados a la edad de la madre incluyen:

  • Edad materna: 25 años. Riesgo de síndrome de Down 1/1250. Riesgo de anormalidades cromosómicas: 1/576
  • Edad materna: 30 años. Riesgo de síndrome de Down: 1/952. Riesgo de anormalidades cromosómicas: 1/385
  • Edad materna: 35 años. Riesgo de síndrome de Down: 1/378. Riesgo de anormalidades cromosómicas: 1/192
  • Edad materna: 40 años. Riesgo de síndrome de Down: 1/106. Riesgo de anormalidades cromosómicas: 1/66
  • Edad de la madre: 45 años. Riesgo de síndrome de Down: 1/30. Riesgo de anormalidades cromosómicas: 1/21

La relación entre la edad paterna y las malformaciones congénitas

Siempre se habla de la edad de la madre y poco de la del padre. Sin embargo, se sabe que la edad de éste también afecta la fertilidad, la diferencia es que mientras en las mujeres comienza a descender, aproximadamente, a los 35, en los hombres después de los 40.

Pero también se ha comenzado a estudiar la asociación entre la edad paterna y las anormalidades congénitas. Y según halló un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el servicio de Andrología de la Fundación Puigvert, la edad del padre también se relaciona con las alteraciones genéticas.

Según explicó el profesor Josep Egozcue:

Ello ocurre porque el control de producción de espermatozoides (la espermatogénesis) se deteriora con la edad del hombre

De acuerdo con este estudio, las probabilidades de que el cromosoma 21 aparezca duplicado en el feto, anomalía que da origen al síndrome de Down, se incrementan un 11,4% por cada 10 años del padre.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)