Economia domestica o de casa

La economía familiar de un hogar es similar a la que se lleva a cabo en una empresa. Es fundamental realizar un presupuesto, conocer cuáles son los ingresos y los gastos, a fin de mantener la economía doméstica controlada y poder realizar ajustes donde se requiera.

Qué hay tener en cuenta para llevar la economía del hogar

1 Tener las cuentas al día

Dice el refrán, “cuentas claras, amistades duraderas”, lo cual resume la importancia para el hogar de tener las cuentas al día. Si bien esto no siempre es posible, es fundamental a la hora de conocer con certeza en qué se está gastando, cuanto se gasta y con qué frecuencia. En base a esta información podremos decidir qué gasto es prioritario y cuál puede eliminarse o reducirse de la economía del hogar.

2 Contar con un presupuesto

Tener elaborado un presupuesto permite realizar un seguimiento permanente de los gastos. El hecho de verlos plasmados, hace que uno sea más consciente y no se sienta tentado de realizar gastos innecesarios. Llevar este registro ayuda a maximizar la eficiencia del gasto mensual, ya que se puede saber si se está gastando de más en algo (electricidad, teléfono o abarrotes) y tomar medidas correctivas al respecto, como por ejemplo ahorrar en energía o ahorrar al comprar en supermercados. Adicionalmente, permite planificar a largo plazo y muestra con mayor precisión la capacidad de ahorro y endeudamiento para planes futuros.

3 Cómo y cuánto ahorrar

El presupuesto debe cubrir los gastos del hogar, y de no ser así, será necesario incrementar los ingresos o reducir egresos. A esto se debe agregar un pequeño fondo de contingencias, que permita cubrir cualquier imprevisto que se pueda presentar, en un momento determinado, como por ejemplo, un accidente o una enfermedad no cubierta por el seguro médico.

Para poder ahorrar, es importante que se destine una cantidad de dinero para tal propósito y se agregue dicho monto a los gastos fijos mensuales. Algunos especialistas en la materia coinciden en señalar que el monto para ahorrar fluctúa entre el 5 o 10% de los ingresos netos, llegando en algunos casos hasta el 20%. De esta forma se generará un ahorro, que podrá destinarse para viajes, remodelaciones, pago de colegios, gustos, etc., teniendo en cuenta el no afectar el fondo de contingencias.

4 Cuidado con las tarjetas de crédito

Lo ideal es usar las tarjetas de crédito lo menos posible, reservarlas para compras extraordinarias, mas no para gastos cotidianos, y/o para compras con pago inmediato. Es decir, si se usa la tarjeta para comprar algo en oferta, se debe pagar sin excederse de la fecha de gracias a fin de evitar cobros adicionales.

Cuando las compras son en cuotas sin intereses o hay alguna promoción que produce un descuento extra, es cuando se induce al consumir a usar su tarjeta de crédito con mayor frecuencia. Un claro ejemplo de esto es lo que las cadenas por departamento llevan a cabo al lanzar una serie de ofertas induciendo al uso de sus propias tarjetas.

Si el consumidor se extralimita en el uso de las tarjetas en promociones y ofertas, las pequeñas cuotas irán sumando y a fin de mes se hará una carga muy grande. Esto puede conducir a que se tenga que pagar el mínimo, porque no alcanza el dinero para pagar el total, y se generen cargos mensuales que comprenden intereses y comisiones.
En algunos casos las comisiones exceden el valor de lo comprado, causando un serio problema de desbalance en el presupuesto. Consiguientemente, se ingresa en un círculo vicioso de intereses del cual luego es muy difícil salir.
Es aconsejable, además, que en una familia sólo uno o dos miembros (los padres) usen tarjetas y los niños y adolescentes las adicionales. Esto evita gastos extra como anualidad por renovación, comisiones, entro otros costos innecesarios.

Consejos para el ahorro cotidiano

  • Buscar precios, ofertas y comparar precios.
    Conversar con familiares y amigos para saber cuáles son los descuentos y ofertas de las tiendas físicas para su uso, ya sea mediante cupones impresos en revistas, encartes, uso de tarjetas de descuento, membresías, etc., hasta la obtención de algún nuevo servicio conexo que se esté ofertando, como el otorgamiento de una nueva tarjeta de crédito.
  • Recurrir a tiendas online que tienen descuentos importantes.
    Estos consejos de ahorro se pueden intensificar aún más cuando hablamos de ofertas de precios de tiendas online, ya que existen diversos mecanismos de promoción que hace que los precios online sean menores. Algunos de etos implican descuentos porcentuales, promociones 2x1, envío gratis al domicilio o recojo en tienda sin costo alguno.
    También existen agregadores y comparadores de precios, buscadores especializados (como los de hoteles y pasajes de avión con descuento), hasta cuponeras locales o de promociones especiales con delivery gratis. Cuando se esté buscando un producto, es bueno visitar estos websites para ver si logramos encontrar una oferta y ahorrar algunos billetes en nuestra próxima compra.
  • Usar las tarjetas de fidelización de las tiendas.
    Muchas veces con ellas se obtienen descuentos y ofertas, sin embargo, se tiene que tener en consideración si vienen ligadas a comisiones o cargos impuestos a la tarjeta de crédito anexa. Cuando se trata de tarjetas de puntos bonus, por lo general no hay de qué preocuparse. Simplemente se obtienen puntos por cada compra, sea realizada en efectivo, cheque o con tarjeta de crédito.
  • No dejarse tentar por los impulsos al momento de comprar.
    Lo recomendable es no realizar las compras con niños, ni con hambre. La compra compulsiva, sea en tienda física u online obedece a un conjunto de características que los vendedores tienden a identificar con mayor rapidez y la utilizan para sacar el mayor provecho posible de la transacción.
  • Hacer un uso eficiente de la electricidad y el agua
    Por ejemplo, usar el lavarropas al máximo de capacidad y no prenderla sólo por pocas prendas de ropa. Esto también aplica para el lavavajillas. Con ello además de ahorrar se cuida el medio ambiente.

Algunas apps para la economía familiar

En la actualidad las nuevas tecnologías ayudan en el control de la economía doméstica y el ahorro al instante y al alcance de la mano. Existen aplicaciones gratuitas para Android como “Splitwise”, “Luz + Precio”, “Control de Gastos”, entre otras, que permiten el mejor manejo de los recursos en casa.

También puede utilizar una hoja de cálculo, como el popularmente conocido Microsoft Office, o la versión online de Google Docs, para crear sus presupuestos mensuales, de modo que le sirvan de base para el cuidado de su economía familiar.

Puntaje: 
Sin votos aún