Hay ocasiones en las que aunque la casa esté ordenada no luce así. Esto puede deberse a que hay algunas cosas que ya han adquirido un determinado lugar por costumbre u olvido y han pasado a ser un objeto más de la decoración, cuando en realidad no lo son. También hay errores en la hora de escoger ciertos objetos o elementos de la ambientación del hogar.

Algunos ejemplos de esto son:

1

Entrada desordenada

La entrada es fundamental, puesto que es la presentación, la primera imagen. Por ello, si la entrada está descuidada, aunque el resto de la casa no lo esté esa mala imagen es muy difícil de desterrar.

2

Exceso de luz

El exceso de luz artificial hace que el desorden, la falta de pintura, las manchas en la pared, las telas araña, etc., sean más visibles. Por ello, los decoradores recomiendan utilizar luces cálidas y colocarlas de forma estratégica.

3

Plantas artificiales

Hay algunas que son tan buenas que parecen naturales, pero basta con acercarse para darse cuenta que no lo son. Por ello, lo mejor es evitar este tipo de plantas que para lo único que sirven es para juntar polvo y optar sólo por las naturales.

4

Espejos mal ubicados

Los espejos son grandes aliados para agrandar ambientes y aportar luz. Pero también pueden transformarse en grandes enemigos si están colocados en un espacio en el que reflejan algún desorden o algo que no queremos que se vea.

5

Muchos imanes y papeles en la heladera

Todos en algún momento hemos colocado en la heladera imanes de delivery, dibujos de los niños, listas de cosas, recetas, etc. Pero cuando, estos llenan la heladera, se transmite una imagen de desorden y descuido.

6

Estanterías abiertas o con puertas de vidrio

Cuando se tiene este tipo de estanterías es muy común que en algún momento se coloquen los objetos de forma desordenada, con lo que se transmitirá, inevitablemente, una mala imagen a los visitantes.

7

Abrigos y calzado tirado

Los abrigos sobre los sillones o las sillas, así como los zapatos en el living, la entrada o por los pasillos, dan la sensación de desorden. Lo ideal es tener un perchero en la entrada de la casa donde colgar los abrigos al entrar y tomarlos antes de salir o tener la conducta de guardarlo en el guardarropas cada vez. Lo mismo con los zapatos.

8

Correo tirado

El correo tirado debajo de la puerta o sobre algún mueble o mesa cerrado y desordenado, da sensación de abandono.

9

Demasiados portarretratos

Hay quienes coleccionan portarretratos, figuras de cerámica, etc., pero el problema con estas cosas es que limpiarlas a diario resulta muy fastidioso y da mucho trabajo. Por ello, cuando sólo coleccionan polvo, dan una sensación de dejadez, abandono y desorden. Quizás lo ideal es tener menos cosas, que puedan limpiarse y ordenarse con regularidad.

10

Enredo de cables

Los cables son necesarios: Televisión, Computadora, teléfono, sistemas de audio, etc. Pero en general, tantos cables se enredan y quedan muy desordenados a la vista. Para evitarlo, lo mejor es tratar de ponerlos por detrás de algún mueble, una planta, adentro de algún mueble, etc.

11

Biblioteca con libros rotos

Los libros viejos, cuyas tapas están despegadas, rotas, con hojas salidas, no dan una buena impresión. Aunque sean clásicos y uno no quiera deshacerse de ellos, lo mejor es camuflarlos entre otros que estén nuevos, así no se ven y pasan desapercibidos.

Puntaje: 
Sin votos aún