Madres que trabajan

Un estudio británico concluyó que las madres no hacen daño emocional o social a sus hijos pequeños al salir a trabajar fuera de casa.

Investigadores del Departamento de Epidemiología y Salud Pública del University College London no encontraron detrimentos perjudiciales como evidencia en niños pequeños de madres que trabajan a tiempo completo o medio tiempo, reportó el periódico londinense The Guardian.

El escenario ideal para los niños, de acuerdo con los investigadores, es que ambos padres vivan en la misma casa y que ambos trabajen. El diario londinense reportó que los resultados ayudarán a los políticos en asistir a que las familias se mantengan juntas.

La investigadora principal, Anne McMunn dijo al The Guardian que parecería existir varios beneficios en el hecho que ambos padres trabajen “siempre y cuando los padres sean apoyados, no tengan que trabajar largas horas y sean capaces de combinar la crianza de los hijos con el trabajo remunerado”.

En este estudio no vimos evidencia de influencia perjudicial a largo plazo sobre el comportamiento infantil de madres trabajando durante el primer año de vida, agregó la investigadora.

De acuerdo con The Guardian, miles de padres, mayoritariamente madres, respondieron a los cuestionarios acerca de sus hijos durante la infancia y cuando tuvieron entre 3 y 5 años. Dichos cuestionarios cubrieron comportamientos externos como la hiperactividad, rabietas y agresividad, así como los comportamientos externos que incluyen infelicidad, llanto y preocupación.

El estudio estaría mostrando algo intuitivo que las madres ya conocían, por lo que lo recomendado sería alcanzar y mantener un balance en la vida personal y profesional, de modo que tanto los hijos como la carrera de la madre puedan florecer.

Agregar comentario