Pelirrojo
Oscar, un niño pelirrojo - Cortesia de brentdanley

La existencia de personas de cabello rojo se debe sólo a una causa, los genes, que según Jonathan Rees, profesor de Dermatología de la Universidad de Edimburgo, Escocia, actúan de la siguiente forma:

“El pigmento de la piel y del cabello se divide básicamente en dos grandes grupos de melanina: La Eumelanina, que es marrón, y la Feomelanina, que es roja. Hace varios años, mis colegas y yo, descubrimos que la Melanocortina 1 (MC1R), una proteína codificada en un gen descubierto previamente en ratones, es responsable de la producción de pelo rojo en seres humanos. Si usted tiene uno de los cuatro o cinco cambios frecuentes en este gen y este cambio se encuentra en ambos cromosomas, entonces es probable que tenga el pelo rojo, es decir, usted hereda dos copias de cada gen, uno de su madre y uno de su padre, si ambos están mutados en la misma forma, usted podrá tener el pelo rojo.”

El descubrimiento del gen del cabello rojo se realizó en el año 1995 y se calcula que desde hace alrededor de 40.000 años se desarrolla en ciertas personas; en la actualidad, menos del 4% de la población mundial tiene en cabello rojo natural.

Los sitios con mayor presencia de personas de cabello rojo son: Reino Unido, Irlanda, Australia, Escocia, y finalmente Estados Unidos.

Cabello rojo, piel clara

El dermatólogo Madhu Pathak, asegura que el pigmento rojo, no es un filtro adecuado de la luz del sol, por lo tanto, las personas pelirrojas, que suelen tener la piel muy clara y presencia de pecas, son susceptibles a las consecuencias del sol como: Cáncer de piel, manchas, pecas, quemaduras de sol, y arrugas. Es necesario que los pelirrojos, sobre todo los bebés y niños, utilicen protectores solares o bloqueadores de sol, para evitar problemas en su piel.

Genética y sociedad

Así como curiosamente hay un gran número de asociaciones de personas pelirrojas en todas partes del mundo, o se realizan encuentros anuales de gente de cabello rojo; ciertas ridículas supersticiones insisten en convencer a la población de que los pelirrojos traen mala suerte y eso provoca lamentables noticias como ésta: “Siete niños de un centro educativo sufrieron la violencia de sus compañeros con motivo de un lamentable movimiento que justifica ataques contra la gente pelirroja”.

Ningún hecho justifica la violencia ni el racismo, mucho más interesante sería que la humanidad fuera un solo gran grupo donde rubios, morochos, pelirrojos, gordos, flacos, sanos, enfermos, lindos, feos, discapacitados y todos, se aceptaran a sí mismos y al resto del mundo.

Al fin y al cabo, nuestra vida comienza con la biología que nos toque en suerte, luego nos queda la libre capacidad de elección, dentro de la cual, no debería existir la idea de hacer daño a los demás.

Puntaje: 
Promedio: 4.5 (8 votos)