Descubrimiento de nuevos beneficios de la lactancia materna

Los beneficios acerca de la lactancia materna son más que sabidos no sólo para la salud física del bebé sino también para la emocional y para fortalecer el vínculo madre-hijo, tan importante durante los primeros meses de vida. Tal es así que la Academia Americana de Pediatría aconseja durante los primeros seis meses de vida del bebé, lactancia materna exclusiva.

Pero a los beneficios ya conocidos de la lactancia materna, se suman ahora algunos nuevos que se desprenden de recientes descubrimientos en la materia.

Investigación de PROBIT

De acuerdo a una investigación de PROBIT (ensayo de promoción lactancia materna) publicado en Archives of General Psychiatry, realizado por el Dr. Michael S. Kramer, de la Universidad de McGill y el Hospital infantil de Montreal (Canadá), la lactancia materna exclusiva aumenta el coeficiente intelectual.

Para esta importante investigación, se hizo un extenso seguimiento (realizando experimentos al año, a los 6 años y medio, entre los 11 y los 12 y entre los 15 y los 16) a un considerable número de casos: 7.108 bebés exclusivamente alimentados con leche materna y 6.781 con leche materna combinada con otro tipo de alimentación.

En las pruebas realizadas a los 6 años y medio, fueron medidas las habilidades cognitivas de estos niños, arrojando como resultado que aquellos que habían recibido lactancia materna de manera exclusiva presentaban un coeficiente intelectual promedio, 6 puntos más alto que los otros.

Los investigadores también pudieron observar al entrar en contacto con maestros y profesores de estos niños, que su rendimiento académico era muy superior y que desarrollaban antes que otros niños las habilidades de la lecto escritura.

La duda que surgió después fue acerca de cuál era la causa exacta de esto, si la composición de la leche materna, el contacto y el vinculo madre-hijo que se crea durante el amantamiento lo que estimula el desarrollo intelectual o ambas cosas.

Sea como sea es un punto importante más a favor de la lactancia materna.

Investigaciones de la pediatra y profesora de nutrición Sharon M. Donovan

En un artículo publicado en la revista Nature, realizado por la periodista Anna Petherick con el apoyo de Nestlé, se hace mención a algunos estudios que se centran en los nuevos descubrimientos de los beneficios que posee la leche materna. En él se señala que por más que se intente mejorar la composición de las leches de fórmula, siempre carecerán de muchos de los componentes con que cuenta la leche materna.

Varios de los estudios mencionados en dicho artículo, señalan que los bebés que son alimentados con leche materna, son menos propensos a las infecciones, ya que esta es rica en oligosacáridos de la leche humana (HMO) que protegen a los lactantes de éstas. Sharon M. Donovan, profesora de nutrición y pediatría en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, cuya investigación es citada en el artículo, señala que hay madres, cuya leche materna tiene, aproximadamente, 200 HMO distintos, de los que obviamente carecen las leches de fórmula y que por más que se adicionen a ellas, no cuentan con los mismos beneficios que naturalmente se encuentran en la leche materna.

Además hay nuevas investigaciones que indican que también los protegería de las alergias alimentarias y las diarreas.

Donvan sostiene que las leches de fórmula son mejoradas permanentemente y que estas investigaciones lo que hacen es contribuir para esa mejora, para que cada vez más se asemeje a la leche materna en su composición y por ende en sus beneficios. Esto es de suma importancia ya que si bien lo ideal es la lactancia materna, muchos bebés por diversas razones no pueden ser amantados.

Investigación sobre los beneficios de la leptina presente en la leche materna

Una reciente investigación indica que la leche materna está compuesta por una proteína llamada leptina, que otorga importantes beneficios al bebé y al futuro adulto, al programar su organismo previniéndolo de la obesidad y de sus inherentes complicaciones y enfermedades asociadas.

Los estudios realizados en animales de laboratorio, indicaron que la leche materna posee varios niveles de esta proteína y ello determina el grado de riesgo de obesidad potencial de los hijos.

Se observó que la leptina presente en la leche materna al ser ingerida, a diferencia de otras proteínas, no se destruye durante la digestión sino que es absorbida íntegramente por el estómago del bebé. Y como éste se conecta a través de sistemas hormonales y nervios a los centros del cerebro encargados de controlar el peso, los investigadores esperan poder profundizar más al respecto, para en el futuro poder realizar pruebas en bebés y constatar los efectos de esta proteína e incorporar algún suplemento que la contenga en los casos que sea necesario.

Puntaje: 
Sin votos aún