En la menopausia la piel pierde elasticidad e hidratación lo cual favorece la aparición de los signos de envejecimiento.

La piel en la menopausia
La piel en la menopausia

Durante el climaterio, período que se extiende desde la aparición de los primeros síntomas de la pre menopausia hasta que culmina la posmenopausia, la piel experimenta una serie de transformaciones que incluyen la deshidratación y la pérdida de elasticidad como consecuencia de la reducción paulatina en los niveles de estrógeno y colágeno. Además se hace más susceptible a las lesiones, más frágil y le cuesta más cicatrizar.
 

Efectos negativos de la menopausia en la piel

Los principales efectos negativos de la menopausia en la piel de la mujer incluyen:

  • Piel deshidratada: La pérdida de humedad hace que la piel pierda elasticidad y su apariencia sea seca y de aspecto arrugado.
  •  

  • Arrugas más profundas y mayor cantidad: Al perder la elastina y el colágeno, la piel queda más flácida y aparecen las arrugas.
  •  

  • Más fragilidad: La piel se hace más delgada y al perder grosor y elasticidad, se hace más vulnerable a las lesiones y su cicatrización más dificultosa.
  •  

  • Cambios de pigmentación: El tono se vuelve desigual y aparecen manchas. La piel pierde su frescura y luminosidad, y al aumentar la transparencia de la piel el tono deja de ser uniforme. Asimismo, las manchas oscuras se hacen más evidentes en las áreas de la piel más expuestas al sol.
  •  

 

Tips para el cuidado de la piel en la menopausia

 
Detener el paso del tiempo y los primero signos del envejecimiento es una misión imposible. Sin embargo, pueden realizarse algunos pasos que disminuyan los efectos negativos de la menopausia sobre la piel.

  • Proteger la piel del sol: Esto es fundamental para cuidar la piel del envejecimiento y las manchas.
  •  

  • Mantener la piel hidratada: Utilizar cremas adecuadas para el tipo de piel. Lo ideal es comenzar con los cuidados de la piel desde mucho antes del comienzo del climaterio. Evitar el consumo de alcohol, tabaco, café y beber mucha agua.
  •  

  • Exfoliar la piel con regularidad: Para limpiar los poros, eliminar las células muertas y estimular la renovación de las células.
  •  

  • Mantener una dieta equilibrada: Basada fundamentalmente en frutas y verduras que aporten antioxidantes que protegen de los daños de los radicales libres.
  •  

  • Realizar ejercicio físico con regularidad: Mejora la circulación de la sangre lo que ayuda a que la piel luzca más saludable.
  •  

  • Incluye fitoestrógenos en tu alimentación: Las soflavonas de soja aportan estrógenos y constituyen un tratamiento hormonal natural que mejora el deterioro de la piel.

Agregar comentario