Cuando en un proceso de divorcio, uno de los padres usa a los niños de rehenes poniéndolos en contra del otro

El síndrome de Alienación Parental (SAP) es un grupo de síntomas que ocurre en los niños, cuando alguno de los progenitores, a través de diferentes estrategias, transforma la conciencia de los hijos con el objetivo de obstaculizar, impedir o destruir sus vínculos con el otro progenitor.

El término fue acuñado en 1985 por el psiquiatría Richard Gardner, para lo que describió como un desorden psicopatológico en el que el niño sin ningún tipo de justificación, insulta y denigra a uno de sus progenitores, en general al padre.

Este proceso suele ser común en algunas parejas divorciadas, aunque puede verse en parejas que aún mantienen su vínculo, pero con menor frecuencia. Pero no ha sido reconocido aún ni por la Organización Mundial de la Salud ni por la Asociación Americana de Psiquiatría, por lo cual no está incluido en las listas de trastornos patológicos en ningún manual.

El progenitor alienador va de a poco desarrollando hacia sus hijos, un mensaje en contra del otro progenitor. Con el tiempo, los niños desarrollan un odio injustificado y patológico hacia el progenitor alienado, con consecuencias negativas en el desarrollo físico y sociológico de los niños. En otros casos, el síndrome causa en los hijos, un deterioro en la imagen que ellos tienen de su progenitor.

Uno de los propulsores del SAP, el profesor emérito de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Vanderbilt Dr. William Bernet, lo define como un estado mental de un niño cuyos padres participan de un proceso de divorcio conflictivo y es influenciado por uno de ellos para que rechace al otro sin una justificación aparente.

Richard Gardner, explica que si bien puede ser cualquiera de los dos padres el que desencadene el SAP, suelen ser principalmente las madres paranoicas que se obsesionan con el odio a sus ex parejas. En los casos más severos, los niños pueden compartir la fantasía paranoica de las madres y llegan a ser rehenes del miedo ante la posibilidad de tener que visitar a ese ser al que deprecian y temen. Es un vínculo patológico entre la madre y los niños, que no de modifica a no ser que sean separados y tratados.

Gardner considera al SAP como una forma de maltrato infantil.

Síntomas

Algunos de los clásicos indicadores que permiten detectar cuando un niño puede estar padeciendo de Síndrome de Alienación Parental con maltrato son:

  • Desvalorizar o agredir verbalmente al otro progenitor delante del niño, haciendo referencia a cuestiones de pareja que no están relacionadas con el vínculo parental
  • Enredar al entorno familias y de amistades en las agresiones al ex
  • Incentivar o recompensar la conducta despectiva y de rechazo del niño hacia su progenitor. Al ver los niños que con estas actitudes el progenitor alienador se siente feliz, incrementarán sus actitudes negativas
  • Impedir la convivencia de los niños con su otro progenitor
  • Minimizar o burlarse de los sentimientos de los niños para con el otro progenitor
  • Influenciar a los niños con mentiras sobre el otro
  • El Síndrome de Alienación Parental puede detectarse en los niños cuando intentan justificar su desprecio al progenitor con explicaciones incoherentes, usando frases que son típicas del progenitor alienador o poco habituales para su edad

Agregar comentario