El consumo de alcohol es un hecho social que se da en la mayoría de los países del mundo y en casi todas las culturas en mayor o menor medida. El alcohol es una de las drogas legales que más se consume mundialmente y que más problemas sanitarios produce. Sin embargo, el consumo moderado podría tener algunos efectos benéficos en la prevención de algunas enfermedades en ciertos grupos de riego.

Beneficios del consumo de alcohol

El consumo moderado de alcohol en los últimos años (especialmente el de vino tinto, que posee altas concentraciones de polifenoles lo que le otorga propiedades antioxidantes), se ha relacionado con efectos benéficos en reducir el riesgo de contraer determinadas enfermedades (cardiovasculares principalmente) en grupos demográficos determinados (personas mayores de 55 años) .

  • Consumir entre una y tres copas de vino o cerveza (entre 10 y 30 gramos) al día, disminuye el riego de tener enfermedades coronarias y cerebrovasculares
  • El consumo diario de entre 10 y 30 gramos de alcohol, disminuye la incidencia de la arterioesclerosis, incrementa el colesterol HDL protegiendo al organismo contra las enfermedades coronarias
  • Según los resultados arrojados por un estudio realizado por un grupo de investigadores que analizó la relación entre el consumo de alcohol y el riego de demencia en pacientes mayores de 55 años, el consumo moderado de alcohol se puede asociar a una reducción del riesgo de desarrollar demencia y demencia vascular

Consecuencias negativas del consumo de alcohol

  • El alcohol aporta 7 calorías por gramo y no tiene ningún aporte nutricional, por ello está contraindicado en cualquier dieta para bajar de peso, por su gran aporte calórico
  • Favorece la mala absorción de los nutrientes
  • Inhibe el dolor, favorece la descoordinación y enlentece los reflejos, favoreciendo accidentes de tránsito y accidentes en general
  • Produce alteraciones en la musculatura y contribuye a las continuas rupturas fibrilares
  • Favorece los problemas cardíacos. Aumenta la frecuencia de las pulsaciones, el ritmo cardíaco y la presión arterial
  • En exceso a la larga puede ser causante de depresión, producir un deterioro generalizado, y provocar cirrosis e incluso la muerte

Conclusiones

Evidentemente que los efectos benéficos del consumo moderado de alcohol en la dieta diaria en los grupos de riesgo, son de suma importancia, teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares suponen, por ejemplo, en Europa más del 50% de las causas de muerte. Sin embargo, sería irresponsable y equivocado generalizar que el consumo de alcohol es beneficioso para la salud, ya que su consumo está ligado a importantes problemas sociales (violencia, accidentes de tránsito, etc.) y médicos (enfermedades cardíacas, cirrosis, depresión, etc.). Además hay otros hábitos saludables que se pueden incorporar a la dieta diaria como ser: Consumir más frutas y verduras, alimentos ricos en fibra, menos grasas saturadas, etc. que también se asocian con un menor riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares y que no producen ningún daño colateral.

Puntaje: 
Sin votos aún