juntos, pero en camas distintas

Él mira televisión hasta tarde y a todo volumen, fuma y ronca. A ella le gusta decorar su propia habitación, tener un rincón propio e individual, le gusta el silencio y dormirse temprano y tiene el sueño ligero. Ambos reclaman lo que desean, pero los gustos son tan dispares que no queda otra solución que distanciarse a la hora de dormir. Es esto o el divorcio.

Quienes están a favor de esta práctica aseguran que no es por falta de amor que han tomado la decisión, sino que simplemente lo hacen para poder descansar mejor. Hay muchos factores que cuentan quienes practican esta modalidad y que al principio lo miraban con cierto recelo, pero que afirman que es mucho mejor que pasar la mitad de las noches despiertos.

“En general los motivos principales que impulsan a una pareja a dormir separados es el hecho de que juntos no descansan bien, ya sea por los ronquidos, movimientos constantes, muchas personas hablan sin darse cuenta, se levantan de manera reiterada o tienen pesadillas”, sostiene la psicóloga española Carmen Achaval.

La tendencia de “juntos, pero en camas distintas”, es una opción que gana adeptos. Los distintos hábitos de sueño se interponen entre ambos y antes de tener una discusión y estar de mal humor al día siguiente, la mejor manera de no dañar la relación es mantener una habitación individual para cada uno de los integrantes de la pareja.

Ventajas:

  • Se duerme y se descansa mejor
  • Cada uno se reencuentra con su individualidad
  • Se mantiene en la habitación la temperatura que cada uno desea
  • Ideal para quienes mantienen horarios muy dispares, sobre todo si uno de ellos debe levantarse muy temprano por la mañana
  • Evitar las discusiones y el mal humor por no haber podido descansar de manera óptima
  • Respeto por la comodidad, la independencia y los tiempos de la pareja

Consecuencias de un mal dormir:

  • Depresión
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Dolores musculares
  • Mal humor

En muchas oportunidades, el dormir alejado uno del otro es la solución al divorcio, ya que en muchos casos, las peleas constantes por no dejar dormir al otro se hacen muy frecuentes. La independencia es un buen modo de controlar la situación cuando ya no quedan más alternativas.

“El dormir en una habitación distinta no implica amar menos a la pareja, significa querer preservar lo que se tiene sin llegar al enojo final que provoca la situación que se está viviendo. Si mi pareja ronca, ve televisión hasta tarde o fuma, hay que tomar una decisión. Que cada uno siga haciendo lo que quiere sin perturbar el descanso del otro ¿Por qué motivo hay que pelear y desgastarse sin se puede llegar a otro arreglo que favorece a ambos?”, comenta la especialista.

Lo importante a tener en cuenta es no perder la perspectiva de por qué se decide dormir en camas separadas. “Hacerlo no significa perder lo que la pareja tiene en común ni compartir menos momentos los dos. Perfectamente pueden ver una película en la cama o estar juntos hasta el momento de apagar la luz. Incluso esto hará apreciar más el tiempo que comparten”, sostiene Achaval.

Consejos a tener en cuenta:

  • Plantearle a la pareja el intentar dormir en camas separadas
  • La mejor manera de mantener una convivencia armónica es poder buscar soluciones sin tener que discutir y respetar los gustos y la independencia del otro
Puntaje: 
Promedio: 4.5 (2 votos)