Consejos para preservar la pareja

Es muy común en las parejas con hijos que éstos se vuelvan el centro de todas las actividades de los padres, los niños demandan mucha atención, cuidados y tiempo. Sobre todo, tiempo del matrimonio y sin darse cuenta papá y mamá caen en un círculo vicioso en el que ellos como pareja pasan a un último plano y los hijos son los que dominan y manejan los ritmos de un matrimonio que en algún momento fue unido.

De acuerdo a las opiniones de especialistas y expertos, por más cruel que parezca, hay que priorizar la pareja por sobre los hijos, en el sentido de crear y buscar espacios para el matrimonio, para la vida en pareja lejos de los problemas relacionados con los niños. Porque cuánto más sólida, fuerte y buena sea la relación amorosa de los padres, esto se traducirá en armonía y felicidad para el resto de la familia. Es muy importante para los hijos ver que sus padres se quieren, se respetan y son felices.

Por ello, no es egoísta ni negligente que los padres pretendan recuperar espacios para ellos como pareja, lo prioricen y antepongan razonablemente ante sus hijos. Según Philip Cowan, Ph.D., profesor emérito de psicología en la Universidad de California, Berkeley, cuando los padres están tan sumergidos en sus hijos de modo que no les queda energía ni fuerza para la pareja, ese malestar, descontento e infelicidad es percibido por los hijos y no contribuye a una imagen de familia feliz y sana.

Si bien no es tarea sencilla buscarse tiempo para la pareja en medio de los millones de obligaciones que demanda la vida moderna además de las relacionadas con los hijos, es fundamental para salvar y preservar el matrimonio.

Algunas sugerencias

Comenzar de a poco y con pequeñas cosas

Los cambios no van a ser de un día para el otro. Es preferible comenzar despacio, planteándose pequeñas modificaciones en la rutina cotidiana de modo de maximizar el tiempo para estar solos y juntos. Por ejemplo: si los niños se acuestan tarde le quitarán tiempo a la pareja para estar solos en la noche, conversar, mirar una película, etc., entonces cambiar esa dinámica y hacer que vayan a la cama más temprano no sólo va a ser beneficioso para la pareja sino también para los niños que deben acostarse temprano. Y es fundamental hacer que entiendan que una vez que están en su cama no deben salir de la habitación en la búsqueda de mamá y papá salvo por alguna emergencia.

Proponerse no hablar de los niños cuando la pareja está sola

Muchas parejas, además de centrar sus vidas en torno a sus hijos también suelen centrar sus conversaciones alrededor de ellos. Por lo tanto, una buena medida que puede tomar la pareja cuando está disfrutando de tiempo para ella, es hablar unos minutos de los temas importantes relacionados con los niños y luego evitar volver a hablar de ellos.

Mantenerse en contacto durante el transcurso de la jornada

En plena era de las telecomunicaciones estar en contacto con la pareja es muy sencillo y no demanda más que unos minutos. Se puede mandar algún mensaje de texto, conectarse a través del chat desde el trabajo o directamente tomar el teléfono y llamar al otro aunque sea una vez a lo largo del día para preguntarle como está, que tal va su jornada, etc.

Desayunar juntos

Si bien esto es algo que muchas veces por las múltiples actividades y diferentes horarios de la pareja, no se puede lograr, es una buena idea en los casos en que tan sólo con levantarse algunos minutos más temprano en la mañana, uno puede compartir con su pareja un desayuno, conversar un poco, contarle al otro cómo será su día y de esa manera comenzar el día con mucha más energía.

Salir en pareja cada tanto

Es muy bueno para la pareja poder tomarse un tiempo algún día del fin de semana o cada quince días para salir solos sin los niños. El plan puede ser ir a cenar, al cine, al teatro, salir con amigos, incluso una noche romántica en un hotel o un fin de semana en una casa de playa. Cualquiera sea el plan la idea es ser constante y determinante, no dejarse agobiar y aplastar por la rutina y exigirse ese tiempo para los dos.

Compartir tareas

Es una buena alternativa que la pareja pueda compartir las tareas del hogar y las responsabilidades con los chicos para que ninguno de los dos se sienta sobrecargado. Las mujeres muchas veces se cargan una infinidad de tareas y luego se sienten saturadas, como mártires y responsabilizan a sus parejas y en esos momentos de seguro que no van a estar dispuestas a la intimidad. Por ello, es recomendable dialogar, explicarle al otro lo que está pasando y pedir ayuda, de modo que quede más tiempo libre para compartir juntos.

Abrirse y ser imaginativos a la hora del sexo

El sexo constituye una parte esencial y fundamental en la vida de una pareja. Los matrimonios que tienen hijos muchas veces ven muy limitada su intimidad, pero es importantísimo buscar ese tiempo para compartir con la pareja en la más absoluta soledad y tranquilidad, de modo de poder disfrutar a pleno. Experimentar nuevas posiciones a la hora del amor es una excelente herramienta para reavivar la pasión. Una sugerencia, también puede ser darse una escapada a la tarde o a la hora de almorzar, cuando los niños están en el colegio para “dormir” juntos una corta siesta y aprovechar al máximo de ese tiempo juntos y solos para compartir.

Puntaje: 
Sin votos aún