Pareja

Las relaciones interpersonales entre hombres y mujeres han sufrido cambios tan importantes que es imposible concebir la pareja al igual que se hacía 50 o 60 años atrás. Hoy en día cada vez son menos convencionales y la diversidad de relaciones de pareja es el común denominador: Hombres y mujeres divorciados que vuelven a formar pareja y se transforman en familias ensambladas; parejas que están juntas pero viven separadas y esa es la clave del éxito; parejas del mismo sexo; etc.

Si bien es cierto que al igual que los tiempos el concepto de pareja y de familia ha cambiado, hay algunas cosas que se mantienen y podría decirse que son la base para que una pareja funcione, sin importar de qué tipo sea:

1

El amor

Por más cursi o romántico en exceso que parezca, el amor es la base de una relación de pareja y sin él es imposible que una relación sana perdure. Pero en este sentido, es importante tener en cuenta que con el tiempo, el paso de los años y la maduración de la relación el amor cambia y no es el mismo sentimiento ni en el mismo estado que cuando esa relación comenzó. El estado ese de enamoramiento del principio es pasajero y lo que consolida una relación de pareja es el entender que el amor es un concepto mucho más amplio y profundo que la sensación de mariposas en el estómago.

2

Entender que el conflicto es normal

El conflicto es parte de la relación de pareja, las discusiones, las peleas son absolutamente normales y forman parte de la existencia. Entender esto es clave para poder sobrellevar no sólo una relación de pareja, sino todo tipo de relaciones a lo largo de la vida. El conflicto suele surgir en momentos complicados, pero es fundamental es buscar las herramientas para solucionarlo apelando a la paciencia, la comprensión y especialmente a la comunicación, al diálogo.

3

Entender que la felicidad comienza en uno mismo

En el imaginario colectivo y social se suele asociar muchas veces la felicidad al estar en pareja. Es importante entender que esto no es necesariamente así, que una persona puede ser plenamente feliz sola y que la felicidad pasa por otro lado y no se reduce tan sólo al estar acompañado o no. La felicidad no debe ser a partir de alguien más, sino de uno mismo. Estar bien uno con uno mismo, quererse, respetarse y valorarse son claves para que una relación de pareja funcione. Sólo siendo feliz con uno mismo, se puede hacer feliz al otro.

4

Una pareja = 2 personas individuales

También es importante comprender que en una pareja hay dos componentes, dos personas individuales, cada una con sus gustos, intereses, miedos, miserias, etc. Y que si bien hay algo en común que las ha unido, no son seres idénticos. Sólo entendiendo que el otro es un ser distinto a mí y a su vez aceptándolo en esa diferencia, se lo puede amar realmente tal cual es, sin intentar cambiarlo a medida que pasa el tiempo y eso que antes gustaba, comienza a molestar.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)