Bebé prematuro

Se considera prematuro a un bebé nacido antes de la semana 37 de gestación, ya que un embarazo a término es aquel que completa las 40 semanas de gestación. Anualmente nacen cerca de 500.000 bebés prematuros en los Estados Unidos, es decir 1 de cada 8 recién nacidos es prematuro. Estos bebés deben recibir cuidados especiales en una unidad de cuidados intensivos neonatal y permanecer allí hasta que sus órganos y sistemas puedan funcionar bien sin ayuda.

Antiguamente la prematuridad constituía una causa importante de muertes, pero gracias al mejoramiento de las técnicas neonatales, la supervivencia de los bebés prematuros ha aumentado considerablemente. Cuanto más avanzado sea el embarazo mayores serán las probabilidades de vivir. Aproximadamente un 90% de los bebés que nacen después de la semana 28 de gestación sobrevive.

La clasificación de los bebés al nacer es la siguiente:

  • Prematuro: Antes de las 37 semanas de gestación
  • A término: Entre las 37 y las 42 semanas de gestación
  • Postérmino o posmaduro: Pasadas las 42 semanas de gestación

Las contracciones de una mujer en trabajo de parto antes de las 37 semanas de gestación, se llaman contracciones prematuras.

Aquellos bebés que nacen entre las 35 y las 37 semanas de gestación son llamados prematuros tardíos y si bien es probable que no se vean como los bebés prematuros y no sea necesario su ingreso a la unidad de cuidados intensivos, igualmente tienen riesgo de presentar más problemas que los bebés a término.

Causas de los partos prematuros

Los problemas de salud de la madre constituyen las principales causas para partos prematuros, entre ellas:

  • Diabetes gestacional
  • Nefropatía
  • Cardiopatía
  • Embarazo múltiple (constituyen el 15% de todos los nacimientos prematuros
  • Anomalías congénitas del útero
  • Mala nutrición antes del embarazo durante el transcurso del mismo
  • Placenta previa: Ruptura prematura de membranas
  • Cuello uterino debilitado
  • Infección urinaria o de la membrana amniótica
  • Preeclampsia: Presión arterial elevada y presencia de proteína en la orina luego de la sema 20 de embaarzo
  • Madre menor de 16 años o mayor de 35
  • Falta de control prenatal
  • Consumo de tabaco y/o drogas

Tratamiento del bebé prematuro

Una vez que nace el niño se lo lleva a una sala de cuidados intensivos neonatales, en los casos de alto riesgo, y se lo coloca en la incubadora. Allí se le controla la temperatura del aire. Además las máquinas monitorean permanentemente la respiración, la frecuencia cardíaca y el nivel de oxígeno en la sangre del bebé.

En caso de ser necesario se le coloca una sonda de alimentación.

En caso de bebés con problemas respiratorios:

  • Se le coloca una sonda en la traquea y un respirador para ayudarlo a respirar
  • Puede suministrarse el oxígeno a través de cánulas nasales, un respirador o una campana de oxígeno sobre la cabeza del bebé
  • En aquellos bebés en los cuales los problemas respiratorios no son tan graves, se les suministra presión positiva continua en la vía aérea con pequeñas sondas en la nariz o sólo oxígeno

Los signos más frecuentes del bebé prematuro son:

  • Lanugo (vello corporal)
  • Menor cantidad de grasa corporal
  • Patrones respiratorios irregulares (apnea)
  • Problemas para alimentarse como consecuencia de la dificultad de coordinación entre la succión, la deglución y la respiración
  • Cartílago del oído suave y flexible
  • Tono muscular más bajo y menor cantidad que los bebés a término
  • Clítoris agrandado
  • Escroto pequeño, liso y sin pliegues y testículos sin descender
  • Piel transparente, delgada, brillante y lisa
  • Cartílago del oído flexible y suave

Pruebas y exámenes a los que son sometidos los bebés prematuros:

  • Exámenes de sangre para controlar los niveles de calcio, glucosa y bilirrubina
  • Monitoreo cardiorrespiratorio permanente (respiración y frecuencia cardíaca)
  • Gasometría arterial: Para controlar los niveles de oxígeno en la sangre
  • Radiografía de tórax

Posibles complicaciones de la prematuridad:

  • Retraso en crecimiento y desarrollo
  • Retinopatía de la prematuridad: Pérdida de la visión o ceguera
  • Displasia broncopulmonar
  • Retraso o discapacidad mental o física
Puntaje: 
Sin votos aún