Es la necesidad absoluta, más frecuente en mujeres que en hombres, de satisfacer los deseos de otros, especialmente pareja e hijos, dejando de lado los propios, por temor al rechazo y abandono.

El Síndrome de Wendy está asociado con el de Peter Pan descripto por el psicólogo Dan Kiley, haciendo referencia a las personas que no quieren crecer, ni asumir responsabilidades. Ya que es común una Wendy que haga todo lo que un Peter Pan no hace y asuma todas las responsabilidades que ÉL no asume.

Síntomas

  • La persona que lo padece se siente imprescindible. Sólo ella puede ser la encargada de hacer las cosas
  • Trata todo el tiempo de evitar que los otros se molesten
  • Intenta todo el tiempo hacer feliz a los demás
  • Entiende el amor como un sacrificio. Se resigna al cansancio y desgaste que conlleva el cuidado permanente de otro
  • Evita los conflictos y trata de hacer feliz a los demás, dejando de lado la felicidad propia
  • Insiste en asumir las responsabilidades de los demás y hacer sus tareas
  • Sienten la necesidad de cuidar a los demás
  • Su perfeccionismo le lleva a sentirse culpable cuando algo le sale mal, sobre todo cuando ello tiene como fin satisfacer a los demás
  • Pide perdón por todo lo que no hizo o supo hacer
  • Se deprime por la falta de atención y depende de la aceptación de los demás
  • Termina asumiendo el papel de padre o madre de su pareja

Causas

La causa principal del síndrome de Wendy es el temor al rechazo o al abandono. Las influenzas culturales, históricas y educativas, en las que la figura de la mujer como cuidadora, responsable del bienestar de familia es realzada, favorece el desarrollo del síndrome.

La baja autoestima, una personalidad introvertida y la carencia de afecto, también son factores que pueden dar lugar al síndrome.

Consecuencias del síndrome de Wendy

  • Depresión y trastornos de ansiedad: La sensación de no alcanzar lo que se propone, junto con la indiferencia del entorno, puede llevar a que la mujer padezca problemas emocionales
  • Problemas de pareja: Cuando la mujer de la pareja experimenta este síndrome, no hay equidad en la misma y ello conlleva problemas en la relación
  • Tristeza y soledad: Terminan por sentirse muy solas y tristes, sin nada que satisfaga sus deseos
  • Burnout: El síndrome de Wendy puede estar asociado además de con el ámbito familiar con el laboral y en estos casos la mujer puede llegar a sentirse agotada, al límite y esto es lo que se conoce como síndrome de burnout: Desgaste profesional

Tratamiento

Es difícil de detectar el Síndrome de Wendy, puesto que, en general, la conducta adoptada por la mujer que lo padece es la esperable de acuerdo a los mandatos culturales.

El tratamiento en general suele incluir una terapia. Lo principal es que la persona reconozca que hay algo que no anda bien e intente modificar su conducta. El objetivo fundamental del tratamiento, es que la persona pierda el miedo al rechazo o el abandono, si no hace todo lo que quieren los demás.

Puntaje: 
Sin votos aún