Displasia broncopulmonar

Se trata de un trastorno que padecen algunos bebés recién nacidos que han tenido que estar conectados a un respirador o que fueron prematuros.

Los factores de riesgo para la displasia broncopulmonar abarcan:

  • Prematuridad, en general, en bebés nacidos antes de la semana 32 de gestación
  • Cardiopatía congénita
  • Infección respiratoria o pulmonar grave

Síntomas

  • Tos
  • Dificultad respiratoria
  • Cianosis (coloración azulada de la piel)
  • Respiración acelerada

Tratamiento

En el hospital:

En general esta afección requiere de la colocación de soporte respiratorio con ventilados para mandar presión a los pulmones con el propósito de mantener el tejido pulmonar del bebé inflado y administrar más oxígeno. Una vez que el ventilador es extraído, puede continuarse con la administración de oxígeno a través de una máscara o cánula por unas cuantas semanas o meses.

Los bebés con displasia broncopulmonar, en general, son alimentados por sondas nasogástricas y requieren calorías extra, ya que hacen un gasto mucho mayor por el esfuerzo que realizan al respirar.

Es probable que se le administren diuréticos para prevenir que los pulmones se llenen de líquido y otros fármacos como broncodilatadores, corticosteroides y agentes tensioactivos.

En casa:

Los bebés con este padecimiento pueden requerir de oxigenoterapia durante algún tiempo tras el alta del hospital. Es fundamental que reciban suficientes calorías en tanto se van recuperando y en algunos casos deberán ser alimentados por sonda o con leches de fórmula.

Es importantísimo cuidar al bebé de resfriados y otro tipo de infecciones como el virus sincicial respiratorio. Para ello, es fundamental mantener una buena higiene de manos, especialmente antes de tocar al bebé. Y asegurarse así mismo que todas las personas (cuidadores y familiares) también tomen las medidas de higiene necesarias:

  • Evitar el contacto con el bebé de todas aquellas personas que estén resfriadas o con fiebre y en caso de ser necesario usar máscara para evitar el contagio
  • Mantener a los niños pequeños alejados del bebé, ya que este virus es común entre niños y se propaga con mucha facilidad entre ellos
  • Tratar de no besar al bebé ni permitir que otros lo hagan, ya que de ese modo se propagan enfermedades
  • No fumar ni permitir que nadie lo haga en áreas cerradas (dentro de la casa, del automóvil, etc.) ni cerca del bebé, ya que la exposición al humo del cigarrillo aumenta el riesgo de virus sincicial respiratorio

En bebés de menos de 24 meses con riesgo elevado de virus sincicial respiratorio, puede indicarse el fármaco palivizumab para la prevención.

Pronóstico

Los bebés que presentan displasia broncopulmonar se recuperan gradualmente y posiblemente requieran de oxigenoterapia por algunos meses.

Algunos niños con dicha afección quedan con daño pulmonar prolongado y otros directamente pueden no sobrevivir.

Complicaciones

Los bebés que han padecido displasia broncopulmonar, presentan un riesgo mayor de desarrollar infecciones respiratorias reiteradas que requieren de hospitaliazación como virus sincicial respiratorio, neumonía o bronquiolitis.

Puntaje: 
Sin votos aún