Hiperglucemia en los bebés, Intususcepción, Neutropenia en los bebés

Continuando con la entrega de los problemas poco comunes en los recién nacidos, la segunda parte:

Hiperglucemia en los bebés

Se trata del nivel anormalmente alto de azúcar en la sangre. Las causas pueden ser varias:

  • Infección
  • Problemas hormonales
  • Problemas hepáticos
  • Ciertos medicamentos
  • Diabetes (muy poco común)

Síntomas

En general no hay síntomas. En algunos casos los bebés con elevados niveles de glucosa en la sangre producen grandes cantidades de orina y en consecuencia se deshidratan. La glucemia elevada puede indicar estrés adicional en el cuerpo del bebé, como consecuencia de problemas como una insuficiencia cardíaca o una infección.

Pronóstico

En general no hay complicaciones ni efectos a largo plazo salvo que el bebé tenga diabetes.

Intususcepción

Se trata de un grave problema en el intestino, en el que una parte del mismo se desliza dentro de otra sección, se pliega dentro de sí misma y una parte se desplaza dentro de la otra. Ello produce una obstrucción que lleva a que los intestinos no funcionen normalmente.

Es la causa más frecuente de obstrucción intestinal en niños de entre 3 meses y 3 años. La mayoría de los casos ocurren en bebés de menos de 1 año y es más común en varones.

Síntomas

  • Abdomen hinchado
  • Irritabilidad
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Dolor abdominal intenso
  • Heces sanguinolentas

Tratamiento

En general la intususcepción se corrige con un enema de aire. Con esto se empuja al intestino plegado a su lugar, liberando la obstrucción. En algunos casos es necesaria la cirugía para corregir la intususcepción, cuando el intestino no deja de colapsarse sobre sí mismo o cuando la causa es un pólipo o tumor.

Pronóstico

Con tratamiento oportuno el pronóstico es favorable. En algunos casos pueden ocurrir complicaciones como infecciones si la intususcepción no es tratada de inmediato. En estos casos, debe extraerse quirúrgicamente una parte del intestino.

Neutropenia en los bebés

Se trata de una cantidad anormalmente baja de glóbulos blancos (encargados de combatir las infecciones). Los bajos niveles de glóbulos blancos ocurre cuando la médula ósea no puede templarlos tan rápidamente como es necesario.

La causa más frecuente en bebés es una infección grave. Pero en algunos casos un bebé sano presentará un bajo conteo de neutrófilos sin causa aparente, como consecuencia de afecciones de la madre en el embarazo como preclampsia.

En casos poco frecuentes las madres pueden tener anticuerpos contra los neutrófilos de sus hijos. Éstos atraviesan la placenta antes del parto y causan que las células del bebé se descompongan. En otros, un problema con la médula ósea del bebé puede conducir a una reducción en la producción de los glóbulos blancos.

Tratamiento

Debe identificarse y tratarse la fuente de cualquier infección.

En muchos casos la neutropenia desparece espontáneamente en tanto la médula ósea se recupera y empieza a producir suficiente cantidad de glóbulos blancos.

En casos extraños, cuando el conteo de neutrófilos es tan bajo que puede llevar a la muerte, pueden indicarse los siguientes tratamientos:

  • Anticuerpos de muestras de sangre donada
  • Medicación para estimular la producción de glóbulos blancos

Pronóstico

El pronóstico depende de la causa. Algunas infecciones y afecciones en recién nacidos pueden causar la muerte. Pero la mayoría de las infecciones, en general, no traen efectos secundarios prolongados luego que la neutropenia desaparece o es tratada.

La neutropenia aloinmunitaria mejora luego de que los anticuerpos maternos están fuera del torrente sanguíneo del bebé.

Agregar comentario