Taquipnea transitoria

También conocido como pulmón húmedo, se trata de un trastorno respiratorio que suele observarse tras el parto en bebés nacidos a término del embarazo. Es una de las tres enfermedades más frecuentes en recién nacidos y se caracteriza por la persistencia del edema pulmonar después del nacimiento y es una de las causas del síndrome de distrés respiratorio del recién nacido.

Causas

Durante l crecimiento del bebé dentro del útero, los pulmones producen un líquido especial que los lleva y ayuda a su crecimiento. En los casos en que el bebé nace a término, los líquidos segregados durante el parto mandan la orden a los pulmones de que suspendan la producción de dicho líquido y los pulmones empiezan a eliminarlo o reabsorberlo.

Las primeras respiraciones que realiza el bebé fuera del útero, llenan sus pulmones de aire y los ayudan a eliminar la mayoría del líquido pulmonar restante.

El líquido restante en los pulmones hace que el bebé respire rápido y dificulta que los pequeños alvéolos pulmonares se mantengan abiertos.

Factores de riesgo

La taquipnea transitoria es más común en bebés que:

  • Nacieron antes de la semana 38
  • Son de sexo masculino
  • Son hijos de una madre diabética
  • Son nacidos de un tratamiento de infertilidad
  • Nacieron por cesárea
  • Hipoxia perinatal

Síntomas

La taquipnea tansitoria del recién nacido se manifiesta en las primeras horas de vida del recién nacido, generalmente, entre 1 y 2 horas, con una frecuencia respiratoria superior a 60 por minuto, necesidad de oxígeno elevado, quejido respiratorio y gasometría arterial que no refleja una retención de dióxido de carbono.

Los síntomas incluyen:

  • Cianosis: Coloración azulada de la piel
  • Aleteo nasal o movimientos entre las costillas o el esternón
  • Respiración acelerada que puede presentarse con ruidos similares a los gruñidos

Tratamiento

Se le suministra oxígeno al bebé para mantener estabilizado el nivel en sangre. En general, el bebé necesitará más oxígeno luego de varias horas del parto y posteriormente las necesidades comenzarán a disminuir. La mayoría de los bebés con esta afección mejoran en unas 12 o 24 horas.

La respiración acelerada del bebé, puede llevarlo a no alimentarse bien, por lo cual los nutrientes y líquidos necesarios le serán suministrados por vía intravenosa hasta que mejore completamente. De todas formas el bebé puede seguir recibiendo antibióticos hasta que sea seguro que no hay infección.

En casos muy poco frecuentes los bebés con esta enfermedad pueden presentar problemas pulmonares que se extiendan hasta por una semana.

Pronóstico

Esta afección suele desaparecer completamente luego de entre las 24 y 48 horas del parto. Los bebés que han tenido taquipnea transitoria, en general, no presentan mayores complicaciones posteriores asociadas y no necesitan ni controles ni cuidados especiales.

Puntaje: 
Sin votos aún