Ambliopía

Es la pérdida de la capacidad de un ojo para ver los detalles, es decir la mala visión de un ojo que no desarrolló durante la infancia, una función visual adecuada. Popularmente se lo denomina ojo perezoso.

Es la causa más frecuente de problemas de visión en los niños, afecta cerca de al 4% de las personas y sólo puede ser corregido durante la infancia, hasta los 9 años. Por esto, es tan importante que el niño sea sometido a un examen oftalmológico hacia los 3 años de edad y si hay antecedentes familiares de cataratas congénitas, estrabismo o cualquier otra enfermedad ocular, sea examinado antes.

Causas

La causa más común de ambliopía es el estrabismo y en general hay algún antecedente familiar de la afección.

También puede deberse a:

Síntomas

  • Visión deficiente en un ojo
  • Ojos que no parecen trabajar juntos
  • Ojos que se voltean hacia adentro o hacia fuera
  • Incapacidad para juzgar la profundidad correctamente

Diagnóstico

Se diagnostica al observar una diferencia en la agudeza visual monocular del niño que no puede corregirse con gafas. Dado que es difícil medir la visión en los niños pequeños, el oftalmólogo estima la agudeza visual observando como el niño sigue un objeto con cada ojo, mientras tiene el otro ojo tapado.

Tratamiento

Las gafas corrigen errores de refracción. Cuando las gafas no mejoran la visión, es necesario ocluir el ojo bueno con gotas o anteojos especiales que fuercen al niño a utilizar su ojo ambliope.

Para corregir la ambliopía se debe forzar al niño a usar el ojo perezoso, para lo cual se debe ocluir el ojo bueno con un parche durante algún tiempo. Posteriormente, una vez que el niño recupera la visión, puede ser preciso seguir con este proceso cubriendo el ojo por algunas horas durante unos cuantos meses, para evitar que la visión vuelva a disminuir.

En caso de catarata, se debe recurrir a la intervención quirúrgica para mejorar el problema y luego de la misma, se indican gafas o lentes de contacto para enfocar bien y se tapa el ojo bueno.

Cuando se trata de estrabismo, la ambliopía debe tratarse antes de operar al niño, ya que la buena visión en los dos ojos ayuda a que mantenga los ojos derechos tras la cirugía. Con frecuencia es necesario seguir ocluyendo el ojo algún tiempo después de la intervención.

Pronóstico

Generalmente, los niños que son tratados antes de los 5 años recuperan bien la visión normal. Sin embargo, igualmente pueden continuar teniendo problemas con la percepción de la profundidad.

El retrazar el tratamiento puede causar problemas permanentes en la visión. Y después de los 10 años, solamente puede esperarse una parcial recuperación de la visión.

Complicaciones

  • Pérdida permanente de la visión en el ojo afectado
  • Problemas de los músculos del ojo que pueden requerir cirugía con complicaciones
Puntaje: 
Sin votos aún