Problemas con los pies de los niños

Los pies de los niños son sumamente importantes y los papás y mamás deben reparar en ellos. Una de las principales recomendaciones a la hora de comprar calzado infantil, es que éste respete la morfología del pie. Es decir, el calzado debe ajustarse correctamente al pie, debe sujetarlo, ser flexible, y fabricado con materiales naturales que favorezcan la transpiración y respiración del pie. Adicionalmente, se debe considerar el tipo de planta, suela y contrasuela a fin de brindar la amortiguación adecuada a los pequeños a la hora de hacer ejercicios y jugar.

Durante el crecimiento y desarrollo del niño es igualmente importante visitar al podóloga para descartar o tratar anomalías congenitas o adquiridas en los pies.

Entre las anomalías más frecuentes del pie del niño están:

Pie plano

Es una afección muy frecuente en bebés y niños, que se caracteriza por la ausencia del arco interno del pie o por tenerlo muy poco marcado. En general no causa dolor, aunque puede presentarse incomodidad, calambres e incomodidad en el pie, tobillo y parte baja de la pierna.

Requiere el uso de plantillas para normalizar el andar de los niños.

Se recomienda andar descalzo lo más posible para mejorar el pie plano.

Pie cavo

Se trata de una anomalía del pie que se caracteriza por la elevación más allá de lo normal del arco del pie (es lo opuesto al pie plano y menos común). No produce dolor ni limitaciones en la infancia, pero durante la adolescencia cuando los tejidos y articulaciones se vuelven más rígidos, pueden aparecer el dolor y las limitaciones.

En general se corrigen con el uso de plantillas para acomodar las partes blandas.

En caso de que la malformación sea muy marcada, puede requerir de una intervención quirúrgica.

Metatarso aducto

Se trata de una deformidad en el pie del niño, en la que los huesos de la mitad del mismo se doblan o giran hacia el cuerpo. La causa se cree que es la posición del bebé dentro del útero.

En general, el pie se endereza solo, pero si no es así, el niño puede necesitar ejercicios de estiramiento, zapatos especiales o una férula para tratar la afección.

Pie zambo

Es un defecto congénito bastante frecuente en el cual el pie está torcido hacia adentro y abajo. El tratamiento suele requerir el movimiento del pie hacia la posición correcta con la utilización de una férula o yeso.

En algunos casos es necesario recurrir a la cirugía si otros tratamientos no funcionan.

Pie valgo

Se trata de una alteración funcional del pie causada por un exceso de elasticidad e híper laxitud de los tendones y músculos que controlan y aguantan el arco del pie.

El pie valgo se asocia con dolores en la planta del pie, juanetes, cansancio excesivo, en otros problemas.

Puntaje: 
Sin votos aún