La dieta

Una de las patologías asociadas al aparato digestivo en el embarazo se conoce como hiperemesis gravídica y afecta principalmente a las mujeres que viven el embarazo por primera vez en su vida.

Sus principales síntomas son los vómitos y náuseas constantes en determinados momentos del día y durante el primer trimestre de embarazo.

Origen

Si bien su origen se desconoce, aunque las generaciones pasadas tienen teorías muy interesantes sobre el rechazo inicial que se produce entre el organismo materno y la gestación de un ADN masculino, científicamente no se han obtenido datos que acrediten fehacientemente el origen de las náuseas y los vómitos que, se ha asociado al cambio hormonal, de igual forma que el SPM a veces provoca alteraciones del sistema digestivo y el equilibrio.

El aumento de la gonadotropina, el estradiol y la progesterona, podrían potenciar el desarrollo del malestar

Si bien suele desaparecer a medida que transcurre el primer trimestre de embarazo, la persistencia de vómitos debe ser atendida de forma activa a fin de evitar la deshidratación y la pérdida de peso corporal.

Estadísticas y tratamiento

No es grave y, como se decía, desaparece con la evolución del embarazo, sin embargo un 1% de los embarazos sufren las molestias de esta enfermedad.

Si la frecuencia de los vómitos y las náuseas es excesiva e impide a la madre seguir una dieta normal, el especialista realizará pruebas específicas para descartar la deshidratación así como los valores relativos a su presión arterial y su frecuencia cardiaca.

El tratamiento consiste en la administración de sueros para restablecer los niveles de hidratación así como la medicación vía parenteral con antieméticos.

Alimentación

La dieta de las mujeres afectadas de hiperemesis gravídica se debe realizar frecuentemente y en cantidades pequeñas. Se debe incrementar el consumo de alimentos secos e incrementar la ingesta de vitamina B6.

Los vómitos y las náuseas suelen aparecer durante la mañana, cuando la mujer está en ayunas y es habitual que sea el desayuno el que no se tolere. La frecuencia de los vómitos va disminuyendo a medida que transcurre el día. Si los vómitos son demasiado frecuentes, acuda a su médico tratante a fin de que le diagnostique hiperemesis gravídica más allá del simple malestar de la embarazada.

No debe preocuparse en exceso ya que es una enfermedad que no reviste gravedad y que sólo en casos extremos requiere la hospitalización de la madre.

Otra de las afecciones frecuentes del sistema digestivo en el embarazo es la acidez, que va aumentando con el paso de las semanas de embarazo y en especial a partir del séptimo mes. La acidez se debe al peso del bebé y el líquido sobre el aparato digestivo. La acidez se percibe con sensación de ardor en la boca del estómago y, en ocasiones, dolor.

Puntaje: 
Sin votos aún