Anorexia durante el embarazo: Temor por engordar

Pregorexia

Durante el embarazo uno de los cambios más significativos para la mujer es el aumento de peso y no todas lo sobrellevan de la mejor manera. Hay muchas a las que no les gusta verse gordas y por ello comienzan a tener determinadas conductas alimenticias en pos de no engordar.

La Pregorexia o anorexia en el embarazo, es un trastorno alimenticio en el cual la mujer no come lo suficiente, realiza dietas y ejercicio en exceso para no subir de peso. En muchos casos se trata de mujeres que ya padecían algún trastorno alimentario previo y en otras de mujeres que lo desarrollan en esta etapa como consecuencia de la gran angustia que les provoca engordar.

La psiquiatra y psicoanalista Claire Squire autora del libro La folie du ventre : corps de femme, corps de mère explica al respecto:

El impacto del embarazo en la conducta alimenticia no es directo. Depende del estado de la madre antes de quedarse embarazada (peso, preocupación por la imagen, sentimiento de eficacia, antecedentes de trastornos de la conducta alimenticia o, simplemente, conductas de restricción). Aquellas mujeres que más se preocupan por su cuerpo antes del embarazo serán, probablemente, las más propensas a padecer esta enfermedad.

Síntomas

En general son la familia y las personas próximas las primeras en advertir la presencia de un problema a través de los síntomas. Es importante que ante alguna de las señales de alerta se intente hablar con la futura mamá para que reconozca su problema y acompañarla en la búsqueda de ayuda profesional para sobrellevarlo.

Los síntomas pueden incluir:

  • Rechazo del cuerpo
  • Exceso de ejercicio
  • Bajo peso durante el embarazo
  • Reducción del consumo de alimentos
  • Rechazo del embarazo
  • Obsesión con el peso

Consecuencias de la Pregorexia:

Las consecuencias de este trastorno alimenticio pueden ser mortales para la madre y para el bebé.

En la madre:

  • Anemia
  • Poca producción de leche materna
  • Caída en exceso del cabello
  • Desnutrición
  • Falta de calcio en los huesos
  • Alteraciones hormonales
  • Piel reseca, agrietada, deshidratada

La mayoría de estas consecuencias negativas pueden ser revertidas una vez que la mamá tiene al bebé, siempre y cuando reciba asistencia psicológica.

En el bebé:

Las consecuencias más peligrosas pueden presentarse en el bebé y dependen en gran medida de la etapa de la gestación en la cual desarrolló el trastorno. Cuando la pregorexia se desarrolla en el primer trimestre las consecuencias pueden incluir:

La pregorexia es un trastorno fundamentalmente psicológico y debe ser tratado como tal. En los casos de aquellas mujeres que ya padecen trastornos alimenticios como bulimia o anorexia antes de quedar embarazadas, deberán recibir apoyo previo. Y en el de las que lo desarrollan durante la gestación, lo más tempranamente posible para que los riesgos para el bebé sean mínimos.

Agregar comentario