Las várices durante el embarazo
Descansar con las piernas en alto ayuda a prevenir las várices

Las várices son venas dilatadas que aparecen en la superficie de la piel y tienen aspecto morado o azulado y algunas veces retorcido. Generalmente aparecen en las piernas, aunque también pueden hacerlo en los labios de la vulva, especialmente si el tejido conjuntivo es débil. Si bien algunas no son molestas, otras causan molestias leves como ser dolor, pesadez, ardor, picor, especialmente al final del día, si se ha pasado mucho tiempo de pie.

Hay mujeres a las que las várices le aparecen por primera vez durante el embarazo, en tanto a otras les empeoran en esta etapa. En la media en que crece el útero, comienza a ejercer presión sobre la vena cava (la vena grande del lado derecho del cuerpo), lo que incrementa la presión sobre las venas de las piernas. Estas venas devuelven la sangre de las piernas al corazón, haciendo que la circulación de la sangre sea en el sentido contrario de la gravedad.

Además, durante el embarazo aumenta la cantidad de sangre en el cuerpo, lo que carga aún más las venas y los altos niveles de progesterona, hacen que las paredes de los vasos sanguíneos se relajen, todo lo cual favorece la aparición de las várices.

Factores de riesgo

Las probabilidades de que aparezcan várices son mayores en:

  • Mujeres con antecedentes familiares
  • Mujeres con embarazo múltiple
  • Mujeres con sobrepeso
  • Mujeres que pasan muchas horas de pie

En general en aquellas mujeres que no tenían várices antes del embarazo, luego del parto estas mejoran. De todas maneras hay algunas maneras de prevenir o reducir su aparición.

¿Cómo prevenir la aparición de las várices?

  • Realizar ejercicio físico regularmente para mejorar la circulación de la sangre. Esto no implica grandes esfuerzos, sino caminar a paso medianamente rápido por ejemplo, es suficiente
  • Mantener un peso controlado durante el embarazo
  • Poner las piernas en alto siempre que se pueda para descansar las piernas
  • No cruzar las piernas, ni los tobillos al estar sentada
  • No permaneces demasiado tiempo de pie o sentada y en caso de no tener opción, moverse de tanto en tanto
  • Dormir sobre el lado izquierdo con los pies sobre una almohada y colocar otra almohada detrás de la espalda para que se mantenga la inclinación hacia la izquierda. Esto es para aliviar la presión sobre la vena cava, que se encuentra en el lado derecho y aliviar la presión que ejerce el útero sobre las venas de los pies y las piernas
  • Utilizar panty medias de compresión graduada para mejorar los problemas de circulación. Éstas ejercen mayor presión en la zona del tobillo y van aflojándose hacia arriba, lo cual permite que la sangre vuelva con mayor facilidad hacia el corazón, previniendo la hinchazón de las piernas y la formación de várices
Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)